El pleno de Consejo Interterritorial del SNS ha llegado a un acuerdo en torno a las nuevas medidas y restricciones para controlar la transmisión del coronavirus. De esta forma, se ha aprobado el borrador de ‘Actuaciones de respuesta coordinada para hacer frente a la pandemia por COVID-19’.  Se trata de un marco de criterios comunes para la interpretación de los indicadores epidemiológicos. Este ha sido acordado técnicamente por todas las CC.AA.

Como ya adelantó el Gobierno, se trata de un pack de medidas acorde con diferentes niveles de alerta que cada Comunidad podrá aplicar de forma flexible para adaptarlas a su contexto. Igualmente, las CC.AA pueden tomar medidas complementarias que consideren oportunas.

La combinación del resultado de los indicadores posicionará a cada territorio en un nivel de alerta, del 1 al 4. Estos se irán aplicando tanto en escenarios de aumento de riesgo como de reducción, siguiendo criterios de prudencia. Para disminuir el nivel de alerta, será necesario que los indicadores permanezcan en un nivel de riesgo menor durante al menos 14 días.

El documento propone actuaciones a instaurar en cada unidad territorial que haya sido evaluada en los niveles de alerta del 1 al 3. Para aquellos territorios situados en un nivel de alerta 4, además de las actuaciones recogidas en el nivel 3, se establecen medidas excepcionales. Estas podrán requerir la activación del mecanismo previsto para los estados de alarma, excepción y sitio.

Previsiones para las próximas semanas

Por último, el Gobierno ha adelantado que la próxima reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), previsto para el jueves, podría convocarse “antes”. Todo ello con el objetivo de tomar una decisión sobre el toque de queda “si las circunstancias así lo aconsejan”.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha fijado un nuevo objetivo de incidencia para doblegar la curva. Este sería de una incidencia por debajo de 25 casos de COVID-19 por 100.000 habitantes en los últimos 14 días. En estos momentos,  la cifra se sitúa en 348, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Sanidad.

Nuevas medidas por CC. AA.

Una de las primeras CC. AA. en anunciar sus nuevas medidas ha sido Madrid. Como ha anunciado Enrique Escudero, consejero de Sanidad, se paralizará la actividad a partir del sábado de 00 a 06 horas. También establece 32 zonas básicas de salud con límites de movilidad.

Tanto hostelería, cines, teatros, instalaciones deportivas, residencias universitarias, parques, jardines y establecimientos de juegos y apuestas deberán cerrar a las 00 horas. Por otra parte, todos los comercios salvo esenciales deberán cerrar a las 22 horas y el horario de apertura no podrá ser antes de las 06h.  Igualmente, como norma general, se unifican todos los aforos al 50 por ciento, salvo el de los cines, teatros o terrazas que permanece al 75 por ciento.  Se sigue aplicando en toda la Comunidad de Madrid el límite de 6 personas máximo en la participación en agrupaciones para el desarrollo de cualquier actividad.

Por su parte, el Gobierno murciano ha pedido al Tribunal Superior de Justicia de la Región (TSJMU) que dé su visto bueno a la aplicación del toque de queda en la Región de Murcia como medida preventiva para hacer frente a la expansión de la pandemia en la Comunidad. Asimismo, el Gobierno del Principado de Asturias también ha anunciado que adoptará nuevas medidas. Sin embargo, estas no se conocerán hasta el viernes por la tarde. Desde Valencia, la Generalitat publicará “cuanto antes” la resolución que declarará el ‘toque de queda’ de 0o a 06 horas hasta el 9 de diciembre.

En Galicia, destaca que el número de municipios gallegos en el nivel máximo de alerta, el 3, por la incidencia del coronavirus en la última semana se ha elevado este viernes a 25. Se trata de uno más que este jueves, tras entrar en esta situación Ferrol y Lalín, al tiempo que sale O Porriño, que pasa al naranja.

Por su parte, la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) ha rechazado suspender de forma cautelarísima el cierre de los establecimientos de hostelería y restauración ante el avance de la pandemia.