El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) ha acordado la creación de la Comisión de Salud Digital. En esta primera reunión presencial desde el pasado 4 de febrero de 2020, la salud digital ha tenido gran protagonismo. “El objetivo es asegurar la interoperabilidad de las iniciativas por parte de las distintas administraciones”, ha señalado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, en rueda de prensa tras el CISNS.

En el mismo Pleno se ha informado del proyecto para la Vigilancia Nacional de la Resistencia a Antimicrobianos desarrollado en el marco del Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN). El objetivo general de este sistema nacional de vigilancia será contribuir a la disminución de la morbilidad y mortalidad por infecciones por microrganismos resistentes. También a la prevención de la selección de patógenos resistentes y multirresistentes. Así, aportará la información necesaria para conocer la situación de España.

Por otro lado, se ha abordado la ampliación de la cartera común de servicios. Esta contempla la inclusión de los sistemas de monitorización continua de glucosa entiempo real (SMCG-TR) para pacientes seleccionados. Asimismo, aborda la incorporación para su financiación de las válvulas endobronquiales para fuga aérea persistente. Por último, Sanidad y CCAA también han fijado el precio de la primera CAR-T pública ARI 0001. Destaca en este sentido el acuerdo para lograr “precios tremendamente competitivos y más asequibles” para la Sanidad pública.

Otros proyectos sobre salud digital

En cuanto a otras áreas de la mejora de la salud digital, en este CISNS se ha presentado el borrador de ‘Estrategia de Salud Digital’. Este borrador propone capacitar e implicar a las personas en el cuidado de su salud. También facilitar su relación con los servicios sanitarios, así como maximizar el valor de los procesos. Todo para un mejor desempeño y rendimiento del sistema sanitario público. Igualmente incluye la creación de un Espacio Nacional de Datos de Salud para la generación de conocimiento científico y la evaluación de los servicios.

La salud digital también es protagonista del Plan de Inversiones en Equipos de Alta Tecnología (INVEAT) del Sistema Nacional de Salud (SNS). Este prevé invertir 796 millones de euros para acabar con el alto grado de obsolescencia. De esta forma, está planeada una inversión de 400 millones en 2021 y el resto en 2022. Todo para mejorar la equidad en todo el territorio nacional y acercar a los pacientes, así como situar al SNS en la media europea.