La Reunión extraordinaria del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud ha concluido dando luz verde a la Estrategia de Salud Pública 2022. Esta se centra en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

Por otra parte, también se ha aprobado la distribución territorial de los 44 millones de euros del Plan de Salud Bucodental. Esta ampliación de la Cartera de Servicios de salud bucodental beneficiará a 7 millones personas. En concreto, prioriza a los siguientes grupos: infantojuvenil (diferenciando entre 0-5 y 6-14 años), embarazadas, personas con discapacidad intelectual y discapacidad limitante de la movilidad de los miembros superiores y personas diagnosticadas de procesos oncológicos del territorio cervicofacial.

Algunas de estas prestaciones son barnices de flúor de alta concentración, selladores de fosas y fisuras que impiden la aparición de las caries y las limpiezas de boca. Se incluyen también los tratamientos odontológicos más necesarios y habituales en la población infantil. Es el caso de empastes en la dentición definitiva, tratamientos no agresivos en los dientes de leche y reconstrucciones. También endodoncias ante traumatismos y malformaciones. Todo ello, desde el nacimiento hasta los 14 años

Estrategia de Salud Pública 2022

En cuanto a la Estrategia de Salud Pública 2022, trata de un documento de trabajo compartido entre el Ministerio de Sanidad, las comunidades y ciudades autónomas, sociedades científicas y otros colectivos. De esta forma, establece acciones prioritarias para mejorar la salud y bienestar de la población. Todo ello creando un marco de referencia para la coordinación de todos los agentes implicados.

Así, la Estrategia de Salud Pública 2022 se fundamenta en principios de equidad y cogobernanza. Siempre con una mirada de salud en todas las políticas, fortalece el enfoque ‘Una sola salud’ o ‘One health’.

El documento marca cuatro líneas estratégicas: fortalecer la salud pública para mejorar la salud de la población; modernizar la vigilancia en la salud pública para garantizar la capacidad de respuesta ante los riesgos y las emergencias en salud; mejorar la salud y el bienestar a través de la promoción de estilos de vida y entornos generadores de salud, seguros y sostenibles; promover la salud y la equidad en salud a lo largo de la vida.