Ante la situación a la que se están enfrentando  los médicos de ejercicio libre en el sector privado, el Colegio de Médicos de Bizkaia (CMB) lanza una serie de propuestas para ayudar a su sostenimiento en el momento actual. Un momento en el que, debido a la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus SARS CoV-2 y al confinamiento decretado por el Gobierno, han visto cómo su actividad profesional se ha reducido hasta límites prácticamente inexistentes.

“Esta disminución provoca una caída de ingresos brutal en la gran mayoría de las y los médicos, que sumado a que deben mantener sus consultas privadas operativas para poder atender a los pacientes con patologías no demorables, urgentes, telefónicas, etc. y siguen teniendo que enfrentarse a los gastos que estas les producen (pago de la cuota de autónomos o alternativa al RETA, alquiler de consulta, gastos generales de servicios esenciales como agua o luz, pago de salarios a las personas empleadas…), puede originar situaciones personales muy delicadas”, explican con preocupación desde el CMB.

En esta misa línea consideran que “teniendo en cuenta que el grueso de su actividad está basada en la atención a pacientes que son clientes de las compañías de aseguramiento médico privado a las que, precisamente, están proporcionando la cobertura profesional necesaria que estas necesitan”, es por lo que la organización colegial vizcaína les insta a garantizar unos ingresos mensuales a las y los profesionales adscritos a ellas.

Desde el COM entienden que una buena fórmula sería que las aseguradoras tuvieran en cuenta la media de ingresos mensuales de  los médicos adscritos a ellas durante el pasado ejercicio y les remuneraran de acuerdo con ellos durante el tiempo que dure el estado de alarma.

Además, sostienen que “sería de justicia que, unas compañías que siguen percibiendo las cuotas de sus asegurados, paliaran parte de las pérdidas de quienes, a pesar de no poder ejercer su profesión, siguen a su plena disposición para volver a la normalidad tan pronto como sea posible”.

Ayudas institucionales

En relación con la posible solicitud de ayudas, el Colegio de Médicos de Bizkaia insta a las autoridades competentes a que regulen la posibilidad de que los profesionales de la medicina con actividad privada por cuenta propia, sean cotizantes del RETA o no, puedan acogerse a las mismas medidas de ayudas, subvenciones y medidas para la regulación de empleo que el resto de profesionales autónomos y de empresas. Asimismo, exhorta a las autoridades a que resuelva los expedientes de ayudas solicitados por dichos profesionales de la forma más rápida y favorable posible, con el fin paliar en lo posible el daño generado al sector sanitario privado.

Igualmente, la organización médica recuerda a todos los colegiados de ejercicio libre en el sector privado que tienen a su disposición su Asesoría Jurídica, que podrá informarles sobre cuáles son las disposiciones actuales y las medidas de urgencia que tanto el Gobierno Vasco, la Diputación Foral de Bizkaia y el Gobierno central han puesto en marcha ante la COVID-19 dirigidas a las y los trabajadores autónomos y a las empresas.

Finalmente, el Colegio de Médicos de Bizkaia quiere destacar y reconocer la labor de las y los médicos que se dedican a la actividad privada, que no han dudado en ofrecerse a las autoridades sanitarias en estos tiempos de crisis, para prestar sus servicios dondequiera que sean necesarios.