El pasado 3 de abril, Osakidetza hizo pública una modificación del protocolo para las condiciones de alta de las y los trabajadores del Servicio Vasco de Salud afectados por la covid-19 por medio de la cual se ha determinado que, a pesar de dar positivo en la segunda PCR, deben incorporarse a trabajar.

El argumento que se esgrime para haber tomado esa medida, tal y como ha explicado en rueda de prensa la consejera de Salud Nekane Murga es que, en muchas ocasiones, las personas dan positivo en la segunda PCR porque el material genético del virus, en forma de fracciones virales no infecciosas, es capaz de mantenerse durante semanas en su organismo a pesar de estar curadas.

Para el Colegio de Médicos de Bizkaia, esta justificación, que quizá pudiera ser aceptable para otros colectivos, no lo es, en el caso de las médicas y los médicos y el resto del personal sanitario, debido a las características de su actividad profesional y su ámbito de actuación. Por esa razón solicita que, por su propia seguridad y la de las personas pacientes, las médicas y los médicos, así como otros colectivos sanitarios, no se incorporen a sus puestos de trabajo si han estado de baja laboral por covid-19 hasta tener la plena seguridad de haber agotado todas las posibilidades de verificación de que el resultado sobre la presencia del virus en su organismo es negativo.

Sin pruebas generalizadas

Aunque desde distintos fuentes sanitarias se subraya que las pruebas generalizadas a los sanitarios de Osakidetza  se iniciaron el pasado día 20 de marzo, desde el Colegio de Bizkaia muestran su sorpresa y el malestar de gran número de sus profesionales, en cuya representación el CMB, desean manifestar que no le consta que esas pruebas se estén realizando de forma generalizada entre el colectivo médico.

Debido a la realidad del desempeño profesional, que obliga a tener proximidad y contacto con las personas pacientes, el contagio paciente-médico o médica es arriesgado y elevado como lo demuestra el porcentaje de sanitarias y sanitarios afectados comprobados. ¿Y quienes no presentan síntomas? “Consideramos fundamental identificar fehacientemente a los profesionales que pudieran estar infectados para evitar convertirse en focos de contagio para las personas pacientes y para sus familias.”, concluyen desde el CMB