El Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) investiga el papel de la hematopoyesis clonal como factor de riesgo cardiovascular. En concreto, a través del consorcio internacional ‘Mutaciones somáticas y hematopoyesis clonal relacionados con las terapias oncológicas en la progresión de la aterosclerosis’. Este grupo ha sido coordinado por José Javier Fuster, investigador del CNIC.

El proyecto cuenta con la financiación de más de 624.000 euros del programa ‘ERA-CVD’. Del total, 167.000 euros corresponden al CNIC. El objetivo es investigar el papel de la hematopoyesis clonal promovida por las terapias contra el cáncer en el desarrollo de aterosclerosis y enfermedad cardiovascular asociada. La formación de clones a partir de células madre mutadas es una parte esencial en el desarrollo de cánceres sanguíneos. Estudios recientes sugieren que también puede ser un factor de riesgo cardiovascular.

El consorcio cuenta con expertos internacionales en hematología y enfermedad cardiovascular. Entre ellos, está el grupo de investigadores de Chloé James, del INSERM y la Université de Bordeaux (Francia) y el de Carolina Greco, del Instituto Clínico Humanitas (Italia). Los expertos trabajarán en el análisis de varios modelos innovadores de hematopoyesis clonal y exposición a terapias oncológicas.

José Javier Fuster ha explicado la mayor parte de las mutaciones no tiene ningún efecto. Sin embargo, algunas proporcionan una ventaja competitiva a la célula mutante, lo que lleva a su expansión en la población de células sanguíneas. “Este fenómeno es especialmente frecuente en pacientes y supervivientes de cánceres no sanguíneos, independientes de las mutaciones adquiridas presentes en células de la sangre. Podría estar relacionado con la exposición a ciertas terapias frente al cáncer”, ha comentado.

Hematopoyesis clonal

Según el investigador del CNIC, este proyecto pretende elucidar un posible nuevo mecanismo de conexión entre el cáncer, las terapias frente al mismo y el desarrollo de enfermedad cardiovascular. “Este conocimiento podría emplearse para diseñar estrategias personalizadas de prevención o tratamiento. Dichas estretegias buscan prevenir el efecto de las mutaciones en células sanguíneas ligadas al fenómeno de hematopoyesis clonal facilitada por las terapias frente al cáncer”, ha indicado.

La investigación servirá también para profundizar en las posibles causas que hacen que aproximadamente un 10% de personas tratadas de forma óptima con los fármacos actuales para la prevención de enfermedad cardiovascular sufra infartos. “El fenómeno de hematopoyesis clonal podría contribuir a explicar este riesgo cardiovascular que permanece a pesar de un tratamiento óptimo de los factores de riesgo tradicionales. La hematopoyesis clonal es un factor de riesgo totalmente diferente e independiente de los tradicionales (colesterol, hipertensión, etc.). Funciona a través de un mecanismo diferente. Por ello, se podrían diseñar nuevas terapias o estrategias de prevención de la enfermedad cardiovascular”, ha destacado Fuster.