El Código Sepsis agiliza la asistencia, reduce la variabilidad de tratamientos y favorece la equidad. Así lo han indicado los expertos participantes en el 4º Encuentro Multidisciplinar Internacional Código Sepsis.

Es necesario que todos los actores intervinientes trabajen con el mismo protocolo”, ha puesto de manifiesto durante el mismo Ricard Ferrer, presidente de SEMICYUC.  Todo ello para reducir la variabilidad del tratamiento de la sepsis y contribuir a la equidad. “Para que así cualquier paciente, esté donde esté, reciba la mejor atención posible”. En este sentido, es clave estandarizar todo el proceso relacionado con el proceso séptico.

“El formato código pretende dar prioridad al proceso asistencial del paciente con infarto, ictus o, en este caso, sepsis. El objetivo es conseguir una asistencia rápida, estandarizada, ágil y que responda a los indicadores para conocer la evolución del paciente y su respuesta al tratamiento. La sepsis se beneficia claramente de este formato código”, concluía el experto.

Áreas de mejora en el tratamiento de la sepsis

Otro de los ponentes protagonistas ha sido Ignacio Martín Loeches, catedrático de Medicina Intensiva en el Trinity College del Hospital Universitario St. James de Dublín. El mismo se ha centrado en nuevas perspectivas en el tratamiento de la sepsis.

Entre las principales áreas de mejora se encuentra “el análisis de procesos en el hospital, fundamentalmente por el tema de los antibióticos”. Desde el punto de vista de la precisión, se necesitan herramientas para mejorar la clasificación de los casos. Otro aspecto mejorable es el diseño de los estudios randomizados. “El objetivo es permitir generar estrategias para ofrecer el fármaco adecuado a cada paciente”, ha indicado el experto.

También se han abordado temas como el empleo de los datos y los límites de la inteligencia artificial. Igualmente, se ha debatido y reflexionado sobre la pandemia como médico y paciente de Covid-19. Esta edición se ha celebrado con un formato semipresencial, bajo la coordinación de Marcio Borges, presidente de la Fundación Código Sepsis.