Se ha validado por primera vez  la medida de colegiación obligatoria forzosa ejercida por un colegio profesional, en este caso, por el Colegio de Ópticos Optometristas de la Comunidad Valenciana. Esta medida proviene de la reciente sentencia del Tribunal Supremo, ante el recurso de casación interpuesto por la Generalidad Valenciana tras una sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia el 9 de marzo de 2017.

Ante este nuevo antecedente legal, el Colegio de Médicos de Badajoz ha querido mostrar su satisfacción, ya que considera que esta sentencia viene a reforzar la seguridad de los pacientes, que tendrán la garantía de ser atendidos por una persona que está ejerciendo legalmente la profesión.

En este sentido, desde esta institución se opina que con esta sentencia, se evidencia de nuevo la función de los colegios profesionales como servicio público, al proteger los intereses de los pacientes velando por su seguridad y garantías, al tener la capacidad de adoptar medidas para evitar el intrusismo profesional.

De esta forma, el Colegio de Médicos de Badajoz concluye que  esta sentencia viene a reforzar la seguridad de los pacientes, que tendrán la garantía de ser atendidos por una persona que está ejerciendo legalmente la profesión. Al mismo tiempo, la decisión del Tribunal Supremo reafirma la corriente de opinión defendida por la corporación colegial pacense, que entiende que no existen excepciones a la colegiación obligatoria en el ejercicio de la profesión.