La primera medida del nuevo equipo de gobierno del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid (ICOMEM) ha sido la aprobación de dos comités científicos independientes. Uno de ellos destinados al profesionalismo médico y el otro a la COVID-19.

Estos comités científicos independientes tienen el fin de establecer recomendaciones que sean de ayuda a la hora de afrontar los retos de la gestión sanitaria y social. Todo para garantizar la protección y defensa de los médicos y el bienestar de los pacientes de la Comunidad de Madrid.

Composición de los comités científicos

Los comités científicos estarán compuestos preferentemente por médicos colegiados, aunque pueden proceder de otras disciplinas. Asimismo, todos los comités científicos contarán con un consejo asesor formado por profesionales de reputación nacional e internacional. Estos podrán ser propuestos por las sociedades científicas, las universidades y la Real Academia Nacional de Medicina. El fin será ofrecer su opinión e impulso a los comités en los temas de su competencia. Además, la junta directiva creará mecanismos de comunicación para que los colegiados puedan contribuir de forma constante al grupo de trabajo.

La selección de los miembros se llevará a cabo teniendo en consideración exclusivamente los méritos curriculares, la experiencia laboral y los potenciales conflictos de intereses. En los próximos días, se hará pública la composición de sus miembros. Con esta metodología, la junta directiva pretende asegurar las recomendaciones sustentadas en la mejor evidencia científica y la experiencia profesional de sus miembros.

La junta directiva del ICOMEM defiende que su posicionamiento debe basarse en el razonamiento científico. Por ello, considera que es indispensable la creación de comités científicos interdisciplinares, independientes y transparentes. Estos deben estar desligados de cualquier otro interés que no sea el de la profesión médica y el interés general. Su misión será elaborar documentos de posicionamiento sobre los temas de interés.