La insulina glargina es una versión artificial de la insulina humana de acción prolongada. Actúa reemplazando la insulina que produce normalmente el cuerpo y ayudando a pasar el azúcar de la sangre a otros tejidos del cuerpo, donde se usa para obtener energía. También evita que el hígado produzca más azúcar.

Se ha diseñado para que tenga baja solubilidad a un pH neutro. Es completamente soluble al pH ácido de la solución inyectable, pero tras su inyección en el tejido subcutáneo, la solución ácida es neutralizada, dando lugar a la formación de microprecipitados a partir de los cuales se liberan continuamente pequeñas cantidades de insulina, proporcionando un suave y predecible perfil de concentración y tiempo sin pico, con una duración de acción prolongada. Tras su administración, el comienzo de acción se manifiesta después de 1-2 horas.

Posteriormente se eleva en meseta durante las siguientes horas y tiene una duración aproximada de acción de 24 horas. El perfil máximo se consigue a las 5 horas.

Inicio de acción de la insulina glargina

El inicio de acción de la insulina glargina es más lento que el de la humana y su perfil de acción más suave, sin picos. Tiene también una menor variabilidad en su absorción, por lo que reproduce mejor la secreción basal fisiológica de insulina.

Al ser una insulina de acción prolongada (18 a 24h), el perfil de acción es basal y se administra una única vez al día. Además de ser más cómoda la administración, también es más potente.

La insulina glargina presenta una duración de acción prolongada de hasta 18-24h, por lo que se administra una vez al día. Se puede administrar a cualquier hora del día, pero siempre a la misma hora. En caso de que haya hipoglucemias nocturnas es preferible administrarla por la mañana.

Una vez al día

Hay que recordar que debe administrarse una vez al día a cualquier hora, pero todos los días a la misma hora, aunque es preferible administrarla por la mañana cuando aparecen hipoglucemias nocturnas.

La inyección de insulina glargina una vez al día alcanza niveles de estado estacionario 2-4 días después de la primera dosis. Excepcionalmente, algunos pacientes con diabetes mellitus tipo 1 pueden requerir dos inyecciones al día para cubrir estrictamente las 24 horas del día.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Medicina General Miguel Turégano Yedro, Mario Benavente Martin y José María Villanueva Rebollo, del Centro de Salud Nuevo Cáceres; Rafael Rodríguez Cortes, Carlos Elías Becerra y Juan Jesús De Tapia Polo, del Centro de Salud Trujillo; Pedro Vélez Morgado,  Felipe Sánchez Gahete y José Luis Candón Angulo, de Zafra; Georges Estifan Kasabji, Roberto Rodríguez Iglesias, María Teresa Villadangos Fernández y Maximino González Fernández, de León; el internista Jose María Vaquero Hernández, los médicos de Atención Primaria Ana Isabel Fernández Gonzalez e lker López Garciarena, y el geriatra José Manuel Muñoz Díaz, de San Sebastián.