El webinar ‘Inquietudes y dudas de los pacientes en la situación COVID actual’ ha reunido a sociedades científicas y pacientes. En el mismo, SEMI, SEMFYC, SEMPSPH y POP han reflexionado sobre cómo ha afectado la pandemia a los pacientes. Todo con especial atención a los pacientes complejos, crónicos, pluripatológicos o de edad avanzada, los más vulnerables.

De esta forma, se ha analizado cómo el confinamiento ha afectado a su situación de salud previa y/o comorbilidades. A este respecto, Rosa Añel Rodríguez, miembro del Grupo de Trabajo de Seguridad del Paciente de semFYC, explicaba que “ahora estamos priorizando la atención a las personas más vulnerables que, por temor a contagiarse, han evitado consultar y cuyas necesidades de salud han quedado, en cierto modo, desatendidas. Las personas más vulnerables al COVID son también las más vulnerables al POSTCOVID. Si los pacientes que más nos necesitan no vienen a nosotros, contactemos nosotros con ellos, contrarrestando así la ley de los cuidados inversos”.

También se ha reflexionado sobre los aspectos de salud pública, medidas de protección frente a los virus ─en caso de futuras potenciales pandemias o rebrotes─, la necesaria participación social y las recomendaciones a los pacientes para mejorar la gestión de su enfermedad.

Reorganizar las necesidades de los pacientes complejos

Respecto a cómo se debería articular y reorganizar la atención sanitaria en la etapa post-COVID-19,  se manifestaba Arántzazu Álvarez de Arcaya, coordinadora SEMI. “La situación vivida durante la pandemia COVID ha puesto en evidencia que tenemos que transformar nuestro sistema sanitario. Adaptar las organizaciones y adaptarnos los profesionales para dar respuesta a las nuevas necesidades sociosanitarias de los pacientes complejos”.

Carina Escobar Manero, presidenta de la POP, señalaba la importancia de que “la planificación y gestión sanitaria y social ponga a la persona en el centro, teniéndola en cuenta con su participación activa”.

Por último, por parte de la SEMPSPH,  intervenía Rafael Manuel Ortí Lucas. El mismo explicaba que la situación vivida por el COVID-19 debe servir para hacernos ver que es preciso cambiar el paradigma. “Centrarnos no solamente en el aspecto asistencial, sino en promover la prevención de la enfermedad y la promoción de los hábitos de vida saludables, concluía.