Los pacientes crónicos complejos suponen en España un consumo que puede llegar hasta el 50 por ciento de los recursos sanitarios. Adermás, su atención condiciona la mayor parte de las consultas de Atención Primaria y son el grupo que genera la mayor proporción de ingresos urgentes o no programados en los hospitales.

Este grupo de pacientes suponen el 5 por ciento de la población en nuestro país y presentan un perfil mayoritariamente de mujeres en edad avanzada, con múltiples afecciones crónicas, mala percepción de su salud y susceptibles de presentar dificultades en la atención sanitaria. Del mismo modo, suelen estar polimedicados, tomando más de cinco principios activos de forma ininterrumpida.

Para abordar, debatir y reflexionar sobre estos datos y sobre los aspectos clínicos en torno a las enfermedades crónicas más frecuentes en nuestro país, la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) celebra en Segovia, durante los días 4 y 5 de octubre, la VII Reunión de Pacientes Crónicos Complejos.

Em el encuentro se analizarán los aspectos clínicos relacionados con el abordaje de las enfermedades crónicas más frecuentes, como las vulnerabilidades del paciente crónico cuando ingresa en el hospital, el manejo de la fragilidad en estos pacientes o la necesidad de potenciar el trabajo en equipo con el área de Enfermería, entre otros. Como novedad destaca la incorporación de una mesa redonda donde participan residentes y adjuntos jóvenes para debatir sobre el estado de la formación en la atención al paciente crónico complejo.

Cronicidad

Ignacio Vallejo, coordinador del Grupo del Paciente Pluripatológico y Edad Avanzada de la SEMI, considera que “la atención a la cronicidad sigue siendo un reto para el futuro de nuestro sistema sanitario. De hecho, en los últimos años se están desarrollando diferentes estrategias para la atención de los pacientes crónicos complejos que, en su mayoría, proponen cambios organizativos en Atención Primaria y en la forma en la que los profesionales deben interaccionar en el hospital”.

En este sentido, se hace hincapié en la necesidad de modificar el modelo de atención de los hospitales hacia otras formas que eviten la atención fragmentada del paciente durante la hospitalización, atiendan las otras vulnerabilidades que acompañan a la persona y faciliten mejores resultados en salud.

En cuanto al papel clave de la Medicina Interna a la hora de implantar estas modificaciones en la atención a los pacientes crónicos, en su opinión, “junto con otros especialistas, los internistas debemos tomar partido en el establecimiento del modelo futuro de atención incluyendo formas de manejo ambulatorio que primen la atención del paciente en su domicilio, si el nivel de cuidados lo permite”.

Compromiso de la SEMI

La Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) mantiene un fuerte compromiso con la cronicidad. Ejemplo de ello es su participación activa en la Plataforma Horizonte 2025 junto con otras sociedades científicas, o su participación en diferentes estudios sobre este tema, como el proyecto OPENCRONIC, con el objetivo de conocer los conocimientos y actitudes de la población sobre la enfermedad crónica; o el proyecto CRONICOM, más centrado en las características clínicas de los pacientes crónicos.