El consumo de tabaco es el principal factor de riesgo en el cáncer de cabeza y cuello, en general, y sobre todo del cáncer de laringe y faringe. De hecho, en la mayor parte de los casos el paciente fuma desde la adolescencia. En este sentido, la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (Seorl-CCC) ha alertado del incremento de casos de tumores de cabeza y cuello debido al tabaco, el alcohol y, recientemente, el virus del papiloma.

Con motivo del Día Nacional del Cáncer de Cabeza y Cuello, celebrado el 6 de diciembre, esta sociedad científica ha publicado datos actualizados de estas patologías. Así, el consumo de tabaco incrementa el riesgo de laringe y faringe hasta 20 veces, mientras que el abuso del alcohol puede multiplicar por 4 el riesgo de padecer cáncer de cabeza y cuello.

La SEORL considera que si se evitaran estos hábitos nocivos se podría prevenir la aparición de más del 80 % de estos tumores. Precisamente la campaña ‘Ponle un cero al tabaco’, impulsada por esta entidad, es la primera iniciativa destinada a impedir el inicio del tabaquismo en jóvenes. Una de las acciones de la campaña consiste en que los otorrinolaringólogos recorren institutos de toda España para transmitir a los adolescentes las consecuencias del tabaco.

Pedro Díaz de Cerio, presidente de la Comisión de Cabeza y Cuello y Base de Cráneo de la Seorl, ha señalado que los otorrinolaringólogos quieren contribuir a prevenir el inicio del consumo de tabaco y alcohol para evitar un repunte de los tumores de laringe en dos o tres décadas.

Estadísticas

En España los tumores de cabeza y cuello, que incluyen la cavidad oral, faringe, laringe y las fosas nasales y senos paranasales, ocupan el sexto lugar en incidencia. Cada año se detectan en este país 10.000 casos nuevos, sobre todo en personas de entre 45 y 65 años. “La tasa de carcinomas orales ha aumentado en los países con ingresos medios-bajos debido al tabaquismo”, ha dicho Díaz de Cerio.