El coronavirus “engaña” a las células, cambia la apariencia de su cobertura de ARN mensajero para que la célula anfitriona no reconozca que es extraño, según un estudio de investigadores del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas (UT Health San Antonio), que publican en la revista ‘Nature Communications‘.

Los científicos han resuelto la estructura de una enzima llamada nsp16, que produce el virus y después utiliza para modificar su cobertura de ARN mensajero y de este modo “engaña” a las células hospedadoras, señala Yogesh Gupta, autor principal del estudio de la Escuela de Medicina Joe R. y Teresa Lozano, de UT Health San Antonio.

“Es un camuflaje –señala Gupta–. Debido a la modificación, que engaña a la célula, el ARN mensajero viral resultante ahora se considera parte del propio código de la célula y no extraño”.

Descifrar la estructura 3D de nsp16 con la que el coronavirus engaña a las células, allana el camino para el diseño racional de medicamentos antivirales para COVID-19 y otras infecciones emergentes por coronavirus, señala el doctor Gupta. Los fármacos, nuevas moléculas pequeñas, impedirán que nsp16 realice las modificaciones. El sistema inmune se lanzaría sobre el virus invasor, reconociéndolo como extraño.

“El trabajo de Yogesh descubrió la estructura 3D de una enzima clave del virus COVID-19 requerida para su replicación que utiliza  y encontró un bolsillo que puede ser dirigido para inhibir esa enzima. Este es un avance fundamental en nuestra comprensión del virus”, apunta el coautor del estudio Robert Hromas, profesor y decano de la Long School of Medicine.