Los días 23 y 24 de febrero, Toledo acoge el X Simposio de Artritis Reumatoide de la Sociedad Española de Reumatología. Cabe recordar que de entre las enfermedades autoinmunes sistémicas, la artritis reumatoide es la más frecuente. De hecho, se calcula  que afecta a 5 de cada 1.000 personas, lo que significa que en España 240.000 personas padecen esta enfermedad. El impacto de la misma se traduce también en un importante coste económico. Así, recientes estudios llevados a cabo en España estiman un coste anual de 1.120 millones de euros, derivado de la atención sanitaria directa, gastos indirectos y bajas laborales asociadas.

Sin embargo, una de las principales noticias que se abordará durante este simposio es que se han conseguido reducir los tiempos en el diagnóstico. Tal y como informaba Azucena Hernández, reumatóloga del Hospital Virgen de la Salud de Toledo, “hace una década la demora media entre el inicio de síntomas hasta su diagnóstico era de más de 14 meses, mientras que con el establecimiento cada vez más extendido de las consultas monográficas de artritis de inicio, de rápido acceso desde Atención Primaria, este tiempo se reduce a menos de 8 meses”.

Sobre esta cuestión, José Luis Andréu, presidente de la SER, explicaba que se trata de un gran avance, ya que “hoy día sabemos que un diagnóstico y tratamiento precoces son la pieza fundamental para conseguir un estado duradero de remisión de la actividad inflamatoria de la artritis reumatoide. Controlando la inflamación, se consigue preservar las articulaciones indemnes y mantener la calidad de vida de los pacientes”.

Mejores tratamientos

La mayoría de los pacientes con artritis reumatoide se encuentra en edad productiva, por ello el control de su enfermedad no solo repercute en su calidad de vida sino también en su rendimiento laboral y menor consumo de recursos. En este sentido, Azucena Hernández insiste en que “los tratamientos actuales consiguen un control estricto de la enfermedad en un alto porcentaje de pacientes, de manera que son capaces de llevar una vida laboral y social sin diferencia con pacientes sanos”.

En este sentido la experta recuerda que “la artritis reumatoide no solo causa discapacidad en los periodos de inflamación. Esta inflamación crónica da lugar a secuelas importantes en las articulaciones limitando la movilidad. Pero además el estado crónico de dolor y discapacidad provoca en los pacientes cambios en el estado de ánimo, trastornos del sueño, fatiga… Y todos estos trastornos repercuten en la vida social y laboral de los pacientes”.

Otra información que se está analizando es si es posible que el número de afectados sea mayor que el estimado. A este respecto, el presidente de la SER adelantaba que “todo apunta a que esta cifra podría ser significativamente mayor, según los resultados preliminares del estudio de prevalencia de enfermedades reumáticas en población adulta en España (EPISER 16) que está llevando a cabo la Sociedad Española de Reumatología y cuyos resultados se darán a conocer en mayo, en el próximo XLIV Congreso Nacional de la SER”.