Juan Simó, médico de Familia; Katty Antúnez, Francisco J. Joao, Arantxa Bezunartea y Laude Citad, médicos Residentes de Medicina de Familia CS. Rochapea (Pamplona).

“Sólo se vive una vez” y “el tiempo es oro”: el coste de oportunidad

Se trata de dos citas muy conocidas y muy relacionadas con el “coste de oportunidad”, un concepto del mundo de la economía perfectamente trasladable a las decisiones-elecciones de la vida diaria. El coste de oportunidad está siempre presente en nuestras vidas aunque no lo veamos, es prácticamente invisible y para descubrirlo hay que aprender a ver lo que no se ve. En la economía del mundo real, el coste de oportunidad tiene sentido al ser siempre limitados los recursos, incluido el tiempo, y se basa en la idea de la rentabilidad o utilidad esperada al elegir, al decantarnos, por una opción entre otras, incluida la de no optar por ninguna.

En un mundo de escasez, elegir una cosa significa renunciar a alguna otra. Es el coste que implica renunciar a otras opciones alternativas que también nos generarían beneficio o utilidad. Dicho de otra manera, el coste de la mejor alternativa a la que renunciamos es el coste de oportunidad de la decisión (1).

Por ejemplo, cuando alguien decide ir a la universidad y dedicar su tiempo a estudiar los seis años de Medicina y no a trabajar, el salario al que se renuncia esos años por estudiar forma parte del coste de oportunidad de estudiar Medicina. Posteriormente habrá que añadir el coste de oportunidad de realizar una especialidad médica durante 4 o 5 años más. Y entre una etapa y otra, transcurre, en el mejor de los casos, un año que los recién licenciados emplean «preparando» el examen MIR: otro coste de oportunidad a tener en cuenta.

La cuestión de los relativos bajos salarios de los médicos en España ocurre y es conocida desde hace muchos años. Es evidente, pues, que nadie estudia Medicina en España para enriquecerse en el ejercicio de la profesión, especialmente en el ámbito de la Sanidad pública. Pero en la cuestión del coste de oportunidad de convertirse en médico especialista disponible para ejercer en la Sanidad pública española, lo más relevante es la comparación con otros profesionales sanitarios, especialmente con el personal de enfermería.

Algo que viene de lejos

Hace tiempo que los salarios de los médicos españoles son de los más bajos del mundo desarrollado. Un recordatorio reciente es la Figura 1 de un trabajo comparativo de Medscape (2) con datos de 2016. A la luz de la investigación internacional comparada (3), los medios concluyen que “El sueldo de los médicos abarata la Sanidad española” (4). Aun siendo esto importante, lo llamativo es que el coste de oportunidad de llegar a ser médico especialista en España se compensa poco y muy tardíamente con el salario en el ámbito público. Esto ha empeorado mucho desde el inicio de la crisis, pues para los especialistas más jóvenes ni el salario ni la estabilidad en el empleo compensan el esfuerzo requerido. Por ello, la emigración de nuestros jóvenes (y no tan jóvenes) médicos especialistas ha aumentado tanto durante la última década (5).

Comparación con los países europeos de la OCDE

Las siguientes figuras (Figura 2 y Figura 3) muestran el salario de los médicos especialistas asalariados y de las enfermeras de hospital asalariadas, tanto del sector público como del privado, en relación con el salario medio de cada país. Los datos proceden de la oficina estadística de la OCDE (6). Las enfermeras de hospital en España, con un salario 1,27 veces el salario medio del país, se sitúan en el tercer mejor puesto dentro de los países europeos de la OCDE y sustancialmente por encima del promedio de este grupo de países (Figura 2). Sin embargo, los médicos especialistas asalariados en España, con un salario 2,34 veces el salario medio español, se encuentran en la parte media-baja de la tabla y sensiblemente por debajo de la media de este conjunto de países (Figura 3).

Comparación doméstica

No todas las CCAA ofrecen suficiente información al respecto. Gracias a una mayor transparencia, tenemos disponibles los datos de las retribuciones percibidas por los empleados públicos del Gobierno de Navarra ofrecidos de un modo que permite efectuar la comparación pretendida (7). Se utilizan los más recientes, relativos a 2017, expresados por puestos de trabajo (8). Se comparará la evolución de los ingresos por salario a lo largo de la vida laboral en el personal médico y el de enfermería.

A partir de estos datos ofrecidos por el Gobierno de Navarra y de los tipos de gravamen en el IRPF en Navarra (9) es posible calcular los salarios netos medios anuales. Para su cálculo no se considera ninguna desgravación. Tampoco se consideran las cotizaciones sociales a la Seguridad Social pues, al estar topadas, son muy similares en los tres salarios que se calculan y no alterarían los principales resultados. Los salarios netos medios anuales serían: 42.607 € para el personal médico, 29.031 € para el personal de enfermería y 27.593 € para el personal MIR.

La comparación efectuada asume también que los salarios medios y los tipos de gravamen se mantienen “congelados” durante toda la vida laboral. Esta se considera hasta los 65 años, e incluye el año en el que se cumple dicha edad. También se asume la “pérdida” de un año (“año en blanco”) en el caso del médico pues, en el mejor de los casos, transcurre ese tiempo desde que este finaliza los estudios de Medicina (junio) hasta que se incorpora al periodo MIR (junio del año siguiente).

Evidentemente, no todos los médicos asalariados del Gobierno de Navarra ejercen en el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O), pero sí la inmensa mayoría. Lo mismo ocurre con los diplomados sanitarios, no todos son personal de enfermería del SNS-O pero sí la inmensa mayoría. Igualmente ocurre con los especialistas en formación, no todos son MIR pero sí la inmensa mayoría. En cualquier caso, el personal de cada grupo pertenece a una misma categoría y es asalariado de la administración foral de Navarra. Se compara el supuesto más prevalente actualmente entre el personal del SNS-O y del resto del Sistema Nacional de Salud (SNS): duración de los estudios de Medicina (6 años), duración de los estudios de enfermería (3 años) y duración de la formación médica especializada (4 años).

Resultados

Como se observa en la Figura 4, al finalizar el periodo MIR (28 años de edad), el salario acumulado por el médico es de 110.372 € y el de la enfermera es de 232.248 €. Es decir, el de la enfermera es 2,10 veces mayor que del médico. La enfermera ha acumulado casi 122.000 € más que el médico a los 28 años de edad. Ambos profesionales empatarían en salario acumulado a los 37 años de edad. A los 50 años de edad, el salario acumulado por el médico sería un 20 por ciento superior al salario acumulado por la enfermera. El salario acumulado por el médico superaría al de la enfermera en un 29 por ciento al final de la vida laboral. Catorce de las 44 especialidades médicas cursadas en régimen de residencia exigen un periodo MIR de 5 años (10). En estos 14 casos, el salario acumulado de la enfermera sería un 89 por ciento mayor que el del médico al finalizar éste su periodo MIR (29 años), ambos profesionales empatarían en salario acumulado a los 38 años de edad, a los 50 años el salario acumulado del médico sería un 19 por ciento superior al de la enfermera y un 28 por ciento superior al finalizar la vida laboral.

Discusión

De la comparación internacional se concluye que los médicos especialistas españoles, en relación con el salario medio de nuestro país, están relativamente peor pagados que el personal de enfermería en comparación con lo que ocurre en los países europeos de nuestro entorno.

De la comparación doméstica, nuestra valoración es que el coste de oportunidad de llegar a ser médico especialista en España, en el caso del sector público, se compensa insuficiente y muy tardíamente con el salario recibido cuando se compara con el personal de enfermería. Todavía se compensa menos si la precariedad laboral entre los jóvenes médicos especialistas se instaura como norma, como está ocurriendo en los últimos años en la Sanidad pública, especialmente en Atención Primaria. El propio Ministerio de Sanidad reconoce que la precariedad de los médicos de familia es mayor que la del resto de especialistas e, incluso, superior a la de aquellos médicos sin especialidad alguna (11).

Los datos confirman que en la Sanidad pública navarra un MIR percibe una remuneración media anual claramente inferior a la de una enfermera. Es altamente probable que también ocurra esto en el resto del SNS. Conviene recordar que, desde 1995, un médico ha de poseer el título de especialista para poder ejercer en la Sanidad pública, un requisito ausente en enfermería. Por lo tanto, es poco justificable que el salario medio del personal de enfermería sea sustancialmente superior (un 6% superior en el caso navarro) al salario medio de un MIR.

Durante la juventud, el poder adquisitivo proporcionado por el salario es muy superior en el personal de enfermería que en el médico: la enfermera acumula casi 122.000 € más que el médico a los 28 años de edad. Esto permite tomar más pronto decisiones vitales que impliquen una relativa importante inversión dineraria (desde la compra de una vivienda hasta la decisión de tener hijos).

Este mayor poder adquisitivo de la enfermera respecto del médico proporcionado por el salario se va atenuando progresivamente a partir del momento que el médico finaliza su formación especializada, aunque claramente persiste hasta los 37 o 38 años de edad en función de si el periodo MIR ha durado 4 o 5 años. Es decir, hasta los 37 o 38 años de edad, la enfermera tiene un poder adquisitivo proporcionado por el salario superior al del médico. A partir de entonces, la retribución acumulada del médico empieza a ser progresiva y lentamente superior a la de la enfermera. Crece tan lentamente que la superará sólo en un 28 o 29 por ciento al final de la vida laboral. Las cosas apenas han cambiado respecto de una comparación similar efectuada en la Comunidad Valenciana con datos salariales de 2005 (12).

Desde la implantación del Plan Bolonia, los estudios de enfermería duran cuatro años. La comparación en este supuesto puede ser consultada por el lector en este blog (13). En este caso la ventaja del personal de enfermería se atenúa al retrasar un año su entrada en el mercado laboral. Esta situación, al no ser obligatoria la posesión del título de enfermero especialista para ejercer en la Sanidad pública (como sí lo es desde 1995 en el médico), podría desincentivar la especialización en enfermera (EIR), pues la misma sumaría dos años más de retraso en la incorporación al mercado laboral con un salario inferior, incluso, al del MIR durante el periodo formativo.

Como vemos, ni la necesidad o no de cursar una especialidad para poder ejercer en la Sanidad pública ni la duración de dicho periodo formativo (MIR o EIR) son asuntos irrelevantes en relación con la cuestión que nos ocupa. En el caso del médico, no hay opción: es obligatorio obtener el título de especialista para poder ejercer en el SNS. Además, parece tendencia ampliar a cinco años la duración del periodo MIR como se planea, por ejemplo, en el caso de Neumología y Hematología (14).

Propuestas

En vez de aumentar la duración del periodo MIR, habría que reducir todas las especialidades a 4 años de residencia. La duración del grado de Medicina debería reducirse a 5 años. En la práctica, así ocurre en muchas facultades de Medicina que dedican el sexto curso a realizar prácticas. Además, debería reducirse el “año en blanco” al mínimo imprescindible. En el mejor de los casos, transcurre ese tiempo desde que se terminan los estudios de Medicina (junio) hasta que la incorporación a la residencia MIR (junio del año siguiente). Para ello, el examen MIR debería celebrarse, a más tardar, en octubre para que el 1 de enero siguiente los nuevos residentes estuvieran ya incorporados a sus puestos. Así, la pérdida de tiempo “laboral” para el futuro MIR no sería de 12 sino de 6 meses. Todas estas propuestas son perfectamente posibles y deseables, salvo que queramos quedarnos sin médicos por emigración creciente (5). Dado el empobrecimiento del país y las dificultades de recaudación fiscal, los salarios de los médicos no subirán como para compensar lo suficiente el coste de oportunidad de hacerse médic@ en España. Por lo tanto, hay que reducir dicho coste por la vía de la reducción de la precariedad laboral y del tiempo de entrada en el mercado laboral como médico especialista. Además, para adelantar en el tiempo una compensación muy tardía, habría que considerar los años del periodo MIR computables para la antigüedad a efectos del cobro de trienios y de la carrera profesional, al menos en aquellos casos, la mayoría, en los que el periodo MIR se realice en centros públicos.

 


Referencias bibliográficas:

1.         Samuelson PA, Economía. 18ª Ed. McGraw-Hill, 2013. Capítulo 1. Los fundamentos de la economía. Disponible en: https://www.mheducation.es/bcv/guide/capitulo/8448151542.pdf
2.         López-Mejía M. Informe de salarios médicos: España. Medscape, 26-9-2018. Disponible en: https://espanol.medscape.com/diapositivas/59000086
3.         Analysing the variation of health care treatment costs in Europe. Health Econ. 17: S1–S103 (2008). Suplemento Monográfico. Disponible en: https://onlinelibrary.wiley.com/toc/10991050/2008/17/S1
4.         El sueldo de los médicos abarata la Sanidad española. Público, 9-1-2008. Disponible en: https://especiales.publico.es/hemeroteca/35458/el-sueldo-de-los-medicos-abarata-la-Sanidad-espanola
5.         Se van de España más médicos que nunca: 3.525 certificados en 2018. Redacción Médica, 20-12-2018. Disponible en: https://www.
redaccionmedica.com/secciones/
Medicina/record-en-exodo-laboral-de-medicos-espanoles-3-525-certificados-en-2018-9828
6          OECD Statistics. Health. Health care resources. Remuneration of health professionals. Disponible en: https://stats.oecd.org/
7.         Gobierno de Navarra. Transparencia. Retribuciones de los empleados públicos. Disponible en: https://gobiernoabierto.navarra.es/es/transparencia/retribuciones-empleados-publicos
8.         Gobierno de Navarra. Transparencia. Retribuciones de los empleados públicos. Retribuciones del personal por puestos de trabajo, ejercicio 2017. Disponible en: https://gobiernoabierto.navarra.es/sites/default/files/transparencia/lt_retribuciones_medias_2017_por_puestos.pdf
9.         Tipos de gravamen en el IRPF en Navarra en la base liquidable general a partir de enero de 2016. Disponible en: https://www.navarra.es/NR/rdonlyres/9717CF39-B818-4448-B4A0-27AB783067
CA/334480/Tarifa2016.pdf
10.       14 especialidades son las que requieren más tiempo de formación MIR. El Médico Interactivo, 20-5-2018. Disponible en: https://elmedicointeractivo.com/14-especialidades-son-las-que-requieren-mas-tiempo-de-formacion-mir/
11.       Barber Pérez P, González López-Valcárcel B. Estimación de la oferta y demanda de médicos especialistas. España 2018-2030. Diciembre 2018 (versión revisada enero 2019). Ministerio de Sanidad. Disponible aquí.
12.       El coste de oportunidad de hacerse médico en España. Observatorio Sanitario. Disponible en: http://www.observatoriosanitario.org/Puntoscandentes/Mejoremigrar/tabid/118/Default.aspx
13.       Simó J. Blog Salud, Dinero y Atención Primaria. El coste de oportunidad de hacerse médic@ en España. Disponible en: https://saludineroap.blogspot.com/2019/06/el-coste-de-oportunidad-de-hacerse.html
14.       Neumología y Hematología superan su primer paso para un MIR de 5 años. Redacción Médica, 31-5-2018. Disponible en: https://www.redaccionmedica.com/secciones/Medicina/neumologia-y-hematologia-superan-su-primer-paso-para-un-mir-de-5-anos-7945