Un estudio ha demostrado la actividad viricida en saliva de los enjuagues bucales con Cloruro de Cetilpiridinio (CPC) contra el SARS-CoV-2. En concreto, ha confirmado in vivo los resultados que ya se habían observado previamente en estudios in vitro realizados por personal investigador de IrsiCaixa. Así, concluye que hacer enjuagues bucales durante un minuto con colutorios que contienen Cloruro de Cetilpiridinio (CPC) al 0,07 por ciento reduce la cantidad de virus infecciosos en saliva como el SARS-CoV-2.

El trabajo está liderado por la Fundación Lucha contra las Infecciones junto al Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa y la Gerencia Territorial Metropolitana Nord del Instituto Catalán de la Salud (ICS), con la colaboración de DENTAID Research Center, 2.

Los resultados están disponibles en la revista científica Journal of Dental Research. La primera autora del mismo es Andrea Alemany, investigadora de la Fundación Lucha contra las Infecciones. “Que un colutorio con CPC sea capaz de reducir la capacidad de infección del SARS-CoV-2 en saliva es una muy buena noticia, ya que el uso de este enjuague bucal podría reducir la transmisión del virus entre personas”.

CPC de los colutorios y SARS-CoV-2  

Esta investigación se realizó a partir de muestras de saliva de personas infectadas que fueron atendidas en centros de atención primaria. Así, el estudio ha permitido demostrar in vivo que el SARS-CoV-2 pierde su capacidad infecciosa, ya que al tener la membrana destruida no puede penetrar en las células.

En total participaron 118 personas adultas con infección por SARS-CoV-2 asintomática o con síntomas leves de COVID-19. En los mismos se analizó, mediante test ELISA, la cantidad de virus con capacidad infecciosa. Así se concluía que los colutorios con CPC al 0,07 por ciento podrían ser una herramienta de prevención eficaz contra la infección causada por las diversas variantes del coronavirus. Más aún en estos momentos en los que la mascarilla ha dejado de ser obligatoria.