Los programas de cribado tienen como principal objetivo la detección precoz y el tratamiento de las lesiones precursoras del cáncer, antes de la aparición de los síntomas, evitando el desarrollo de la enfermedad. En este sentido destacan los nuevos sistemas de cribado de cáncer de colon, basados en una simple prueba bienal como es la sangre oculta en heces (no molesta, sencilla y barata), que permiten diagnosticar y tratar lesiones precursoras del cáncer y tumores en estadios tempranos.

Obtener un resultado negativo en la prueba indica que es muy poco probable que tenga cáncer de colon  y habrá que repetir la prueba cada dos años. En cambio, si el resultado es positivo es imprescindible evaluar la superficie interna del colon, habitualmente mediante una colonoscopia, la cual se realiza con sedación y cuyo riesgo de complicaciones es muy bajo.

En concreto, la Alianza para la prevención del cáncer de colon , en la que participan 14 asociaciones (sociedades científicas, asociaciones de pacientes y organizaciones no gubernamentales), informa de que el cáncer de colon,  si se detecta a tiempo puede curarse en nueve de cada diez casos, reduciendo su mortalidad hasta en un 40 por ciento.

Sin embargo, pese a que todas las Comunidades Autónomas tienen actualmente implantado el programa de cribado poblacional en cáncer colorrectal, no en todas se encuentra en la misma fase de desarrollo.   En concreto, destacan algunas con un programa ya consolidado como es la región de Murcia, otros en desarrollo como Galicia y finalmente otros como Extremadura lo han incorporado recientemente. En diciembre de 2016, según los datos de la Red Española de Cribado del Cáncer, la cobertura de los programas de cribado era del 37,91 por ciento, lo que significa que 4.333.123 personas han sido invitadas a participar.

El cáncer colorrectal

El cáncer colorrectal tiene una gran incidencia en los países desarrollados; en España es el tumor maligno más frecuente en ambos sexos, por encima de los de pulmón y mama, y la segunda causa de muerte por cáncer. Haciendo una radiografía de su situación actual, el 90 por ciento de los casos de cáncer colorrectal se presenta en personas mayores de 50 años. El diagnóstico precoz, entre las mujeres y los hombres de 50 a 69 años sin antecedentes personales o familiares de cáncer, se realiza recogiendo una pequeña muestra de heces, que posteriormente se analizará para saber si hay sangre no visible a simple vista.

Es por ello que la coordinadora de la Alianza, Isabel Rodriguez, asegura  que la implementación de programas poblacionales de cribado, ahorra recursos al sistema sanitario, evitando que  aproximadamente uno de cada 20 hombres y una de cada 30 mujeres  sufran un cáncer colorrectal antes de los 75 años, por lo que es necesario seguir avanzando en este sentido.

Además, hay que tener en cuenta que investigaciones actuales muestran que la tendencia es que su incidencia siga aumentando, en gran medida debido a la influencia de factores de riesgo muy vinculados al estilo de vida. La incidencia en 2017 ha sido de 44.332 casos/nuevos/año, lo que supone unos 1023 diagnósticos nuevos cada semana y 144 casos/día. La ausencia de síntomas en las fases precoces de su desarrollo es el motivo por el que muchos pacientes no consultan hasta que la enfermedad se encuentra ya en estadios avanzados.