En esta semana de debates políticos también se ha puesto sobre la mesa el debate de la vacunación: ¿debe hacerse por obligación o por convencimiento? Profesionales sanitarios convocados por MSD han analizado esta cuestión con motivo de la Semana Mundial de la Inmunización, que se celebra del 24 al 30 de abril de 2019. El lema de este año es ‘En un mundo global, las vacunas cuentan’. Representantes de instituciones sanitarias piden incrementar los esfuerzos y el nivel de compromiso global para mejorar las coberturas vacunales en beneficio de toda la población. En la presentación de la campaña han intervenido Manuel Cotarelo, responsable del área médica de Virología y Vacunas en MSD-España, y Patricia Massetti, vicepresidenta asociada de la Unidad de Vacunas MSD Europa y miembro de la Junta Directiva de Vaccines Europe.

“Las vacunas son seguras y son efectivas, está comprobado”, ha afirmado Antoni Trilla, responsable del Departamento de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clínic de Barcelona. “Previenen de enfermedades que son potencialmente graves, y lo hacen a nivel individual y también colectivo”. En este sentido, ha criticado el discurso de los antivacunas, que niegan la existencia de las enfermedades o el valor de las vacunas. “Estas personas se aprovechan de la solidaridad de quienes sí se vacunan, porque se crea una protección colectiva”. Además, este experto ha definido “vigilancia epidemiológica” como la acción de “compartir información de calidad para que todo el mundo tenga una visión global de lo que está sucediendo”.

Intervención de Antoni Trilla.En su intervención, Amós García-Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV), también ha defendido el valor de las vacunas, que “salvan vidas”, y ha aplaudido la decisión del Ministerio de Sanidad de promover un “calendario de vacunas para todas las edades de la vida, en sustitución del calendario infantil”. “El envejecimiento de la población conlleva un incremento de patologías crónicas y otras enfermedades que requieren mayor protección”, ha añadido.

Vacunación de profesionales sanitarios

El Dr. García-Rojas ha resaltado que los profesionales sanitarios son uno de los colectivos que menos se vacuna contra la gripe. “Debemos hacerlo por tres motivos: para dar ejemplo, por nuestra salud propia y también por la salud de nuestros pacientes. Son tres argumentos de peso”. En cuanto a la posible vacunación obligatoria de los profesionales sanitarios, ha destacado como “una de las paradojas de la vacunación” que un tatuador o una persona que hace piercings está obligado a vacunarse contra el virus de la hepatitis C; sin embargo, un cirujano cardiovascular, no”. En su opinión, algunos puestos en concreto sí deberían tener la obligatoriedad de vacunarse, como los trabajadores de las unidades de cuidados intensivos.

En contra de la obligatoriedad, y a favor del poder de la convicción se ha mostrado Antoni Trilla, tanto respecto a los profesionales sanitarios como a la población en general. “No soy partidario de obligar nunca, prefiero convencer, porque la obligatoriedad puede traer consecuencias. En España las vacunas no son obligatorias, excepto en caso de peligro inminente y extraordinario de salud pública. En estas circunstancias excepcionales, el Estado, a través del Poder Judicial, podría obligar a vacunar, pero, afortunadamente esta situación no se da”.

En este contexto, el experto del Clínic de Barcelona recordó la decisión de una jueza de avalar a un ayuntamiento de la comarca barcelonesa del Maresme que se negó a matricular en una guardería municipal a un niño porque su cartilla de vacunación estaba en blanco. La jueza dictó que la familia no estaba obligada a vacunar al niño, pero sentenció también que el colegio tenía derecho a no admitir a un niño no vacunado por el peligro que conlleva. “Confío mucho en la ciencia, en los beneficios de la vacuna. Si tienes toda la información y la tienes de primera mano, la decisión que tomas es vacunarte. No hay que obligar, es mejor la lluvia fina, la convicción y reducir al mínimo la gente que no se vacuna, porque estaremos protegidos por la mayoría. Cuando sean más, tendremos problemas”.