“Antes hablábamos de conseguir más presupuesto y más personal, era el mantra que repetíamos; ahora hablamos de alcanzar más eficacia y más eficiencia, realizar la medición de resultados, etc. Podemos avanzar mucho más rápido con estos indicadores”, ha dicho María Martín Díez de Baldeón, consejera de Salud de La Rioja, que ha participado en el Foro de Debate ‘Políticas de Financiación Sanitaria’, organizado por la Fundación Bamberg y La Razón. Las sesiones han sido moderadas por Ignacio Para, presidente de la Fundación Bamberg, y Mario Mingo, expresidente de la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados.

La titular de la Sanidad riojana ha lamentado que la gestión sanitaria pública esté “encorsetada”, y ha pedido “más flexibilización, sobre todo en el ámbito de los recursos humanos. En este capítulo también deberíamos avanzar en función de la medición de resultados y recurrir a los incentivos, pero esto no es políticamente correcto. Debemos implicar a los profesionales sanitarios en la gestión, al igual que debemos concienciar también a los ciudadanos de que la sanidad no es gratuita, sino que la pagamos entre todos con nuestros impuestos”.

Cambio de paradigma absoluto en la demanda

También ha intervenido en el debate Boi Ruiz, exconsejero de Sanidad de Cataluña, y actualmente profesor universitario y consultor. “Se ha producido un cambio de paradigma absoluto en la demanda, porque no morimos de las mismas enfermedades que hace 40 años. Esa cronicidad requiere una respuesta diferente. Además, la innovación tecnológica va a una velocidad tremenda, y tenemos que adaptarnos a las nuevas necesidades del sistema”, ha dicho.

“Tenemos insuficiencia financiera, pero también hay mucho margen de mejora en ineficiencias”, ha señalado el exconseller en referencia a la gestión del presupuesto. “¿Quién tiene los puntos del Producto Interior Bruto (PIB) que le faltan a la Sanidad? Tenemos que explicarle al ciudadano cómo distribuimos los recursos disponibles”.

Como representante de Madrid, Elena Casaus, del Servicio de Salud (SERMAS), ha avanzado las principales líneas estratégicas de su departamento para 2019, y ha destacado como principales objetivos renovar el plan de equipamiento sanitario a ocho años, construir nuevos centros de salud, gestionar programas de cirugía por la tarde para reducir listas de espera y desarrollar el plan de humanización de la asistencia sanitaria, entre otros.

Respecto al proyecto de presupuestos de la Comunidad de Madrid para 2019, Casaus ha indicado que la Sanidad tiene reservado un 40 por ciento del total, y dentro de ese presupuesto sanitario, se destinará a Atención Primaria más del 25 por ciento.

Financiación por variables como la cronicidad y la edad

Un porcentaje similar se maneja en Galicia, como ha explicado Alberto Fuentes, secretario general técnico de la Consellería de Sanidade de Galicia. La propuesta de la Xunta para 2019, que todavía está en el Parlamento autonómico, asciende a 10.000 millones de euros, de los que el 40 por ciento se destina a Sanidad. De ese porcentaje, el 46 por ciento es para el capítulo de personal, mientras que Farmacia hospitalaria y recetas, en general, también ocupan una buena parte del resto del presupuesto.

“El 25 por ciento de nuestra población tiene más de 65 años, y este sector se lleva el 68 por ciento de los recursos farmacéuticos. El cambio demográfico y las enfermedades crónicas son realidades que debemos tener en cuenta. Además, han cambiado las expectativas ciudadanas, con un paciente cada vez más demandante y más frecuentador del sistema sanitario. Otros factores son la innovación y también la elevada fragmentación asistencial, que provoca una gran dificultad ante cualquier cambio en el sistema”, ha añadido Alberto Fuentes.

Estos factores, a su juicio, deben ser tenidos en cuenta: “Desde Galicia consideramos que no se debe calcular la financiación per cápita, como hasta ahora, sino que es necesario tener en cuenta otros factores como la variabilidad de edad o la dispersión geográfica”.

Integración de la atención sociosanitaria

Teresa Palmer, diputada y portavoz de Hacienda del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, ha reconocido que “es imposible abordar ningún modelo de financiación si no hay una situación económica favorable, porque en ese caso hay que hablar solo de subsistencia”. “Para tener una financiación adecuada, antes tenemos que definir cuáles son las necesidades del sistema, el coste real del servicio y la financiación de esas necesidades. Es hora de abordar el rediseño del SNS, enfocado en la actualidad en el sistema agudo y la curación, pero el modelo de paciente ha cambiado y debe integrarse la atención sociosanitaria para optimizar los recursos. Además, debemos aprovechar las grandes oportunidades que ofrece la innovación tecnológica. La eficiencia es una fuente de financiación importante, y un ejemplo es la inversión que supone el tratamiento de la hepatitis C, que a medio plazo liberará recursos de la atención a estos pacientes hasta ahora crónicos”.

La diputada del Grupo Popular ha dicho que “es urgente y necesario que el Ministerio de Sanidad convoque un Consejo Interterritorial monográfico para abordar la financiación sanitaria, un tema fundamental”. Palmer ha recordado que esta cita estaba prevista para el pasado mes de mayo, pero tuvo que desconvocarse después de la moción de censura al Gobierno presidido por Mariano Rajoy.