El denominado ‘blue monday’, que establece que el tercer lunes de enero es el día más triste del año, se ha convertido en un hito comentado por todos. El mismo se basa en la teoría del psicólogo Cliff Arnall, investigador en la Universidad de Cardiff, de que en este día se acumula la presión por deudas navideñas, el mal tiempo o los propósitos del año incumplidos. Sin embargo, una experta señala que esta afirmación carece de base científica.

“Aunque muchas personas puedan compartir estos sentimientos de tristeza por las razones mencionadas por Arnall, es imposible que la mayoría de la población se deprima el mismo día del año”, señala la psicóloga de Vithas Granada, Maria José Aróstegui.

De hecho, el propio Arnall años más tarde reconoció que considerar a este día el más triste del año realmente no tenía base científica.

La tristeza más allá del denominado ‘blue monday’

Más allá del denominado ‘blue monday’, es cierto que tras la navidad o en invierno hay más tendencia a sentir afectado el estado de ánimo. Es por ello que para enfrentar la tristeza Aróstegui resalta la importancia de realizar actividades agradables. Asimismo, recomienda hacer a diario el ejercicio de “preguntarse ¿he hecho hoy algo que me haga feliz?”.

La especialista de Vithas incide en que estar excesivamente pendiente del trabajo, de la economía personal, de los problemas familiares, etc., hace que “no nos dediquemos tiempo a nosotros”. Por esta razón, recuerda la importancia de generar hábitos que “nos hagan sentir bien, como leer, pasear, etc., y no posponerlas”.

Por otra parte, la experta señala otros aspectos relacionados con la salud física y mental que son claves en nuestro estado de ánimo. Entre ellos, destaca la importancia de cuidar la calidad de sueño. Si no se duerme lo suficiente, el cuerpo humano no se recupera a nivel físico, ni mental. En esta línea, hay que crear hábitos alimentarios saludables, consumiendo fruta, verdura, carne, pescado, legumbres.