Desde EL MÉDICO INTERACTIVO MÉXICO hemos realizado una entrevista a Álvaro Cabrera, director Médico de la Clínica de Cáncer y Embarazo del Hospital Regional de Alta Especialidad Ixtapaluca del Estado de México, quien nos actualiza sobre el cáncer durante el embarazo. En México se ha reducido la muerte materna por cáncer de un 70 a un 30 por ciento en los últimos años, que, aunque internacionalmente hablando se considera un porcentaje alto, tiene una gran relevancia para un país en vías de desarrollo como es este.

En México los médicos, aún de especialidad, están poco relacionados con el cáncer durante el embarazo y esto se debe a una razón muy simple e importante, la limitación para encontrar nuevas formas de tratamiento debido a la ética.

“Cuando a los hematólogos o ginecólogos nos llega un caso de embarazo, no sabemos qué hacer, aunque se sabe que la situación es de Urgencia y hacen falta guías clínicas para conocer cuáles son las mejores líneas de tratamiento de acuerdo con cada caso”, explica el especialista.

Durante el embarazo surgen diversos síntomas que pueden ser confundidos con los síntomas propios del embarazo, por lo tanto, limitarse a seguir una cartilla y las visitas regulares con el médico para una exploración física no son suficientes, los médicos tratantes deben apoyarse con pruebas de laboratorio que permitan tener un mejor panorama del desarrollo gestacional.

Entre los síntomas que pueden ser alarmantes, se encuentra la disminución de peso fuera del primer trimestre, sudoración nocturna abundante, mucho calor y fiebre sin razón aparente, así como crecimientos repentinos de cualquier tejido.

Entre los cánceres que más se presentan durante el embarazo se encuentra el de mama, que abarca un 25% de los casos, luego se encuentran los cánceres hematológicos como es la leucemia y el Linfoma Hodgkin, mientras el resto de los casos varían en cáncer de tiroides, cervicouterino, melanoma, entre otros.

De acuerdo con las estimaciones de los artículos publicados por la International Network on Cancer, Infertility and Pregnancy (INCIP), hay 1 embarazo con cáncer por cada 1.000 embarazadas, lo que en México puede variar si consideramos que hay 2 millones y medio de nacidos vivos al año, por tanto, se calcula que se presentan alrededor de 2.500 mujeres en esta situación anualmente.

En el caso del cáncer de mama, la exploración es cero por ciento invasiva por medio del ultrasonido mamario, incluso, si el médico lo requiere, con una mastografía bilateral que se ha comprobado que no tiene mayor riesgo debido a que la radiación del estudio esta muy por debajo de un nivel nocivo para el bebé.

Es importante asesorar adecuadamente a la paciente sobre los riesgos que pueden tener las quimioterapias en el desarrollo del embarazo, pues de acuerdo con diversas fuentes en la literatura, las repercusiones en el nacimiento son mayores mientras más joven sea el embarazo, es decir, se han demostrado en un 10 a 20% las malformaciones congénitas en el primer trimestre de gestación, mientras que el segundo y el tercero son de menos riesgo para el bebé con datos de hasta el 0% de afectación. En este punto, el médico debe informar adecuadamente a la paciente e involucrar a familiares para tomar la última decisión.