El deterioro de la Atención Primaria se ha convertido en un tema de debate nacional. Pero no es ni mucho menos una novedad. Solo es la consecuencia de la falta de medidas previas a la pandemia. Así lo han puesto de manifiesto desde la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM). Ahora, según advierten, la Atención Primaria ha alcanzado ya su máximo nivel de deterioro en todas las Comunidades Autónomas.

Veníamos advirtiéndolo desde antes de la pandemia, aportando soluciones, elaborando cientos de informes. Todos ellos perfectamente documentados y abalados por nuestra experiencia. Se hizo oídos sordos antes de la pandemia y se nos ha vuelto a dar la espalda y ningunear tras la primera oleada”.

Según informan, esta situación no se circunscribe a los Centros de Salud. “Por desgracia es extensible a toda la Atención Primaria, a las urgencias extra hospitalarias que siguen siendo los mayores puntos de precariedad laboral.

Así se mostrarían de acuerdo los médicos de Familia y pediatras de AP, desde la totalidad de sindicatos de CESM, las sociedades científicas de médicos de Familia y pediatras de AP, y el Foro de Atención Primaria que los agrupa.

Soluciones para el deterioro de la Atención Primaria

Ante esta situación de deterioro de la Atención Primaria desde CESM plantean soluciones imprescindibles e inmediatas. Para empezar, apuestan por la creación de direcciones Generales de Atención Primaria y Comunitaria en todas las CCAA. También por un presupuesto del 25 por ciento para Atención Primaria y Comunitaria.

Ante la situación actual, también reclaman mejoras en herramientas tecnológicas de comunicación e información. Igualmente, el implementar el Plan de Choque en Atención Primaria.

Por otra parte, ven necesario implementar medidas anti burocracia interna e inducida por otros niveles asistenciales. También garantizar la accesibilidad, longitudinalidad y seguridad de los pacientes. No olvidan la necesidad de una mejor coordinación con Salud Pública.