Según datos proporcionados por la OMS (Organización Mundial de la Salud), el cáncer de hígado fue el cuarto tumor responsable del mayor número de fallecimientos por cáncer a nivel mundial en 2018 (8,2 por ciento). Sin embargo, según la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), el diagnóstico del cáncer de hígado, en una fase inicial, permite conseguir una supervivencia a 5 años del 70 por ciento.

Por ello, con el fin de concienciar de los efectos nocivos del consumo de alcohol en el cáncer de hígado y potenciar las medidas preventivas contra el mismo, la FEAD y Laboratorios Vilardell continúan con la campaña “Cuídatex5” con el objetivo de ampliar el conocimiento y concienciar a los ciudadanos sobre la importancia en la prevención en los 5 tipos de cáncer en el aparato digestivo: estómago, páncreas, hígado, colon y esófago, que se engloban dentro del cáncer gastrointestinal.

Como recuerda Mileidis San Juan Acosta, especialista en Aparato Digestivo y responsable del Comité de Actividades Fundacionales de la FEAD,  “se trata del sexto cáncer más común de manera global y afecta en un 75 por ciento de los casos a los varones, siendo en su mayoría diagnosticados cuando el paciente tiene más de 45 años. En la mayoría de los casos, la enfermedad se detecta en fases tardías porque los síntomas son inespecíficos y los pacientes incluso pueden permanecer asintomáticos en el momento del diagnóstico. Los síntomas más comunes son el cansancio, pérdida de peso o dolor abdominal”.  Los cuales deben ser consultados con un especialista lo antes posible.

La posibilidad de prevenir

Más allá de un diagnóstico a tiempo, siempre es importante prevenir. A este respecto, Susana Llerena Santiago, especialista en Aparato Digestivo, recordaba el cáncer de hígado se diagnostica anualmente a 6.500 personas en España. Además, su incidencia actualmente se encuentra en aumento, fundamentalmente debido a un incremento del hígado graso no alcohólico (NASH o ENHA).

Así, vacunarse de la hepatitis B, detectar y tratar la hepatitis C, limitar el consumo de alcohol y llevar un estilo de vida saludable son las principales medidas preventivas ante el cáncer de hígado. Sin embargo, la realidad es que la mayor causa de hepatocarcinoma o cáncer de hígado en el mundo es la cirrosis hepática.

Por ello, el abuso de alcohol debe evitarse en la población general y sobre todo en pacientes con una enfermedad hepática subyacente. El consumo de riesgo ha sido definido como un consumo casi diario superior a 40gr de etanol al día (más de 4 unidades de bebida estándar en varones) y superior a 24 gr de etanol al día (más de 2 unidades de bebida estándar en mujeres). Un consumo por encima del determinado dobla el riesgo de padecer enfermedades hepáticas (el 60 por ciento presentará alteraciones hepáticas al cabo de 10 años), y otro tipo de enfermedades y cánceres relacionados.