Cada año en España se diagnostican más de 29.000 nuevos casos de cáncer de pulmón, de los cuales más del 25% se detecta en mujeres[1]. Una cifra que anualmente aumenta entre un 4 y un 6%. Así, el cáncer de pulmón ha pasado de ser el cuarto tumor más diagnosticado en mujeres en 2015, a ser el tercero con mayor incidencia en 2019. Unas cifras que hoy, en la celebración del Día Internacional de la Mujer, cobran mayor relevancia.

Tradicionalmente, el cáncer de pulmón ha sido una enfermedad asociada al sexo masculino. Sin embargo, esta tendencia está cambiando debido al aumento del consumo de tabaco en la población femenina en las últimas décadas. Debido a ello, se está produciendo un incremento tanto en la incidencia como en la mortalidad. Habiéndose visto esta última multiplicado por tres en los últimos 20 años[2], hasta el punto de que ya es la primera causa de muerte por cáncer en mujeres en países del norte de Europa o en Estados Unidos, muy por encima de la mortalidad por cáncer de mama.

Aunque el 90% de los casos son debidos al tabaco, existen algunos tipos de cáncer de pulmón que aparecen en personas no fumadoras, siendo alguno de los subtipos más frecuente también en mujeres.[3].

En este sentido, desde el grupo de expertos de la iniciativa Lung Ambition Alliance, de la que formo parte, llevamos varios meses trabajando en el abordaje del cáncer de pulmón para analizar retos y oportunidades de mejora y en una primera etapa nos hemos centrado en el cribado y el diagnóstico precoz. Por ello, desde Lung Ambition Alliance, hemos elaborado un decálogo de recomendaciones en el que insistimos en la importancia de reforzar la inclusión de mujeres en los programas de detección precoz, ya que, como hemos señalado anteriormente, en los últimos años se ha visto un claro incremento en la incidencia de cáncer de pulmón en mujeres fumadoras o exfumadoras y porque, además, los estudios publicados subrayan que el beneficio del cribado es más pronunciado en mujeres.

Sin duda, tenemos un importante camino que recorrer y entre la comunidad científica y las instituciones debemos concienciar a la sociedad sobre la importancia de eliminar el hábito tabáquico. También es fundamental implementar programas de detección precoz en la población de riesgo ya que, además de reducir la mortalidad, aumentan el conocimiento y a concienciación sobre los primeros síntomas, así como el diagnóstico en fases iniciales. Por ello, desde Lung Ambition Alliance, nos hemos puesto el reto de duplicar la supervivencia a cinco años en los pacientes con cáncer de pulmón.

 

[1] https://seom.org/images/Cifras_del_cancer_en_Espnaha_2021.pdf

[2] https://icapem.es/cancer-pulmon-mujeres/

[3] https://www.aecc.es/es/todo-sobre-cancer/tipos-cancer/cancer-pulmon