La infección por VIH continúa siendo uno de los retos epidemiológicos más urgentes a nivel mundial. En España, uno de los puntos referentes a nivel nacional para la atención personalizada y multidisciplinar de las personas con VIH es el Centro Sanitario Sandoval. El mismo lleva a cabo la implementación de estrategias para la detección, diagnóstico y tratamiento temprano de estas personas. Tan sólo en 2020, en este centro se realizaron alrededor de 30.000 consultas. De estas, el 75 por ciento de los atendidos fueron hombres que tienen sexo con hombres (HSH) y un 35 por ciento población heterosexual.

Con el tiempo, la evidencia científica ha ido demostrando que prácticamente toda persona seropositiva que siga correctamente su tratamiento antirretroviral tendrá, con el tiempo, una carga de VIH indetectable. Toda una revolución en el VIH ya que “indetectable = intransmisible”. Esto significa que las personas infectadas no transmiten el virus y, por tanto, contribuye a reducir el estigma del rechazo.

La directora del laboratorio del Centro Sanitario Sandoval, la Dra. Carmen Rodríguez, afirma que “el Centro Sandoval es pionero en decir que cuando la carga viral es indetectable es intransmisible. Gracias a la investigación y al apoyo de instituciones, como el que nos da Gilead, hemos avanzado mucho en el conocimiento del VIH. Es importante diagnosticar pronto y ofrecer soluciones, como la administración de la PreP, que han hecho que las personas con VIH tengan una vida similar a las no infectadas.

Tratamiento temprano y gestación natural

Además de avanzar en tratamiento temprano, en 2002, el Centro Sanitario Sandoval puso en marcha un programa de gestación natural. El objetivo del mismo es resolver dudas y ayudar a las personas con VIH que desearan tener descendencia y formar una familia. Sobre el mismo aportaba más información Jorge del Romero, director médico del Centro Sanitario Sandoval.

“Desde que iniciamos este programa ha habido más de 300 gestaciones naturales”, afirma. De las mismas, no se ha dado  ningún caso de transmisión sexual, ni ningún caso de transmisión vertical en las parejas en las que el miembro positivo era la mujer. De hecho, algunas parejas han tenido incluso dos, tres, cuatro hijos. “Este programa es una muestra del cambio, hemos pasado de estar enfrentados a la muerte, a estar enfrentándonos a resolver temas relacionados con la vida”, concluye el experto.