Los cigarrillos electrónicos parecen desencadenar respuestas inmunes únicas, así como las mismas que provocan los cigarrillos que pueden llevar a desarrollar enfermedades pulmonares, según revela una nueva investigación publicada en la edición digital de American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, de la Asociación Torácica Americana.

En su artículo ‘El uso del e-cigarrillo causa una respuesta inmune innata en el pulmón, lo que implica incremento de activación neutrofíla y secreción alterada de mucina’, el autor principal del trabajo, Mehmet Kesimer, profesor asociado de Patología en la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill, Estados Unidos, y coautores informan los hallazgos de lo que creen que es el primer estudio que utiliza muestras de vías respiratorias humanas para explorar los efectos nocivos de los cigarrillos electrónicos.

“Hay confusión acerca de si los cigarrillos electrónicos son ‘más seguros’ que los cigarrillos normales porque los posibles efectos adversos de los cigarrillos electrónicos solo están comenzando a estudiarse, apunta Kesimer, señalando que este estudio analizó probables biomarcadores de daño pulmonar. Nuestros resultados sugieren que los cigarrillos electrónicos pueden ser tan nocivos como los convencionales”.

El estudio comparó las muestras de esputo de 15 usuarios de cigarrillos electrónicos, 14 fumadores de cigarrillos convencionales y 15 no fumadores. De esta forma, encontraron que los usuarios de cigarrillos electrónicos exhibieron un aumento significativo en proteína de neutrófilos y trampas extracelulares de neutrófilos (NET) relacionadas con proteínas en sus vías respiratorias.

Aunque los neutrófilos son importantes en la lucha contra los patógenos, los neutrófilos sin control pueden contribuir a enfermedades inflamatorias de los pulmones, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y la fibrosis quística. Los NET están asociados con la muerte celular en el epitelio y el endotelio, los tejidos que recubren los vasos sanguíneos y los órganos.

Los autores escriben que se necesita más investigación para determinar si este aumento está asociado con enfermedades inflamatorias sistémicas, como el lupus, la vasculitis y la psoriasis. El estudio también encontró que los cigarrillos electrónicos produjeron algunas de las mismas consecuencias negativas que los cigarrillos convencionales.

Tanto los usuarios de cigarrillos electrónicos como de tabaco normal mostraron aumentos significativos en biomarcadores de estrés oxidativo y activación de mecanismos innatos de defensa asociados con enfermedad pulmonar, como desintoxicación de aldehído y las proteínas relacionadas con el estrés oxidativo, la tiorredoxina (TXN) y la metaloproteinasa de la matriz-9 (MMP9). También detectaron en ambos grupos secreciones mucosas, específicamente mucina 5AC, cuya sobreproducción se ha asociado con patologías pulmonares que incluyen bronquitis crónica, bronquiectasias, asma y sibilancias.

Las limitaciones del estudio incluyen el hecho de que, de los 15 consumidores de cigarrillos electrónicos, cinco dijeron que ocasionalmente fumaban cigarrillos y 12 se identificaron como fumadores en el pasado.

“Nuestros datos muestran que los cigarrillos electrónicos tienen una firma de daño pulmonar similar y única, que desafía el concepto de que el cambio de cigarrillos convencionales a cigarrillos electrónicos es una alternativa más saludable”, concluye este experto.