El empleo de opioides en dolor crónico no oncológico ha sido uno de los temas abordados en el 2º Vídeo Foro Nacional en Dolor. La Asociación Andaluza del Tratamiento del Dolor y Asistencia Continuada (AADAC) ha organizado el encuentro, con el apoyo de Grünenthal.

Pedro Juan Ibor, médico de familia, ha moderado la mesa ‘Upgrade en el manejo de opioides en Atención Primaria’. El también coordinador del Grupo de Trabajo de Dolor de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) ha comentado que “en dolor crónico no oncológico, la utilización de los opioides es relevante”. En concreto, se ha referido a dolores moderados a intensos de origen osteoarticular como artrosis o lumbalgias.

En el tratamiento de los pacientes con dolor los objetivos son, por una parte, no perder funcionalidad. Por ello, es necesario actuar de manera rápida y segura. Por otro lado, cuando se ha perdido, el objetivo es intentar recuperarla lo antes posible.

Tratamiento individualizado en el empleo de opioides en dolor crónico o

Ignacio Velázquez, especialista del Hospital de Alta Resolución de Guadix de Granada, también ha analizado el tratamiento con opioides. “Los especialistas debemos pensar que el inicio del proceso debe ser individualizado. Tenemos que indicar al paciente que la dosis eficaz tiene que alcanzarse de una forma gradual y progresiva”.

Otra cuestión relevante es la necesidad de realizar un seguimiento continuo de la persona por parte del médico prescriptor. El facultativo debe explicar al paciente el control adecuado y reglado del consumo de opioides, así como advertirle de las consecuencias de un mal uso”.

El especialista del Hospital de Guadix ha hablado de la aplicación ePaidol, que “facilita la labor de derivación de los médicos de Atención Primaria”. “ePaidol permitirá a los médicos valorar la intensidad del dolor, así como la calidad de vida del paciente. Se podrá elaborar informes, acumular artículos y vídeos formativos y, sobre todo, tener información para trasladar a los pacientes”. Esta aplicación guía al paciente hasta ser dirigido a la unidad de dolor o completar datos incompletos de su expediente.

Dolor neuropático localizado

Los ponentes también han hablado del dolor neuropático periférico, que “habitualmente, está infradiagnosticado”. Así lo ha dicho José Manuel Trinidad, del Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz. A este tipo de dolor, según ha dicho “no se le da la importancia que requiere en la exploración, o bien porque el paciente lo percibe como una consecuencia inevitable de la cirugía”. Por ello, “es fundamental detectar a estos pacientes”, y “la Atención Primaria tiene un papel clave”. “También debemos optimizar nuestro tratamiento con las nuevas formas vía tópica que desempeñan un papel fundamental según las últimas guías”, ha dicho el facultativo.

Entre estos tratamientos tópicos para el DNL, el especialista se centró en el parche de capsaicina 179 mg. “Ha supuesto un abordaje completamente diferente a una nueva diana terapéutica. Vamos directamente a las terminaciones nerviosas cutáneas del sitio del dolor. No tiene efectos secundarios sistémicos y la tolerabilidad es buena. Además, habitualmente solo se necesita una colocación durante una hora cada 4-5 meses, según necesidad del paciente”.

Respecto a su aplicación, José Manuel Trinidad ha destacado que “debe realizarse en el medio sanitario por un profesional experto, ya que se requiere de un entrenamiento previo para aplicar de la forma correcta dicho tratamiento”.