Esta proteína clave de la sinapsis inhibitoria modifica los mecanismos de afrontamiento conductual y la resistencia al estrés