En los pacientes con Diabetes tipo 2, la enfermedad cardiorrenal es una de las primeras manifestaciones más frecuentes. Además, estas patologías se asocian con un mayor uso de recursos y costes para el Sistema Nacional de Salud. Así lo afirma el estudio CaReMe España. Este cuenta con la colaboración de AstraZeneca.

Entre otros datos, concluye que el 18,7 por ciento de las personas con diabetes tipo 2 desarrolló una primera manifestación de enfermedad cardiorrenal durante el periodo analizado en el estudio. Las más destacadas la enfermedad renal crónica (36,6 por ciento) y la insuficiencia cardiaca (22,4 por ciento).

En concreto, los costes acumulados por paciente fueron de 50.942,80 euros en el caso de la insuficiencia cardiaca. Por su parte, fueron de 48.979,20 euros en la enfermedad renal crónica. Estas cifras se compararon a los 13.098,90 euros de los pacientes que no desarrollaron enfermedad cardiorrenal.

Prevenir la enfermedad cardiorrenal en diabetes

Los resultados del estudio CaReMe España muestran la importancia de la ERC y la IC como complicaciones graves de lad diabetes tipo 2. A este respecto aportaba más información Manuel Antonio Botana López, endocrinólogo en el Hospital Universitario Lucus Augusti de Lugo, investigador principal de CaReMe.

“En España realmente no sabemos cuánto tardan las personas con DM2 en manifestar un problema de origen cardiovascular o renal. Tampoco cuál de ellos es el que primero en manifestarse. Es por ello que el objetivo de nuestro estudio fue doble: determinar la primera manifestación de ECVR que requirió ingreso hospitalario en personas con DM2 inicialmente libres de estas patologías, y cuantificar el uso de recursos y costes sanitarios y no sanitarios en estos pacientes”.

De esta forma, los resultados del estudio CaReMe España muestran la importancia de la ERC y la IC como complicaciones graves de la DM2: “sin duda es primordial, el diagnóstico precoz de la diabetes tipo 2, aplicando los protocolos que existen para la búsqueda y detección de esta patología en personas con factores de riesgo (obesidad, antecedentes familiares, otros factores de riesgo cardiovascular…) de padecerla”,concluye el experto.