El Estudio COVID-19 HUSO evalúa el beneficio del colecalciferol en pacientes con este tipo de coronavirus. Varios hospitales universitarios madrileños están llevando a cabo actualmente un estudio para evaluar la eficacia de la administración de colecalciferol (vitamina D3) a altas dosis por vía oral junto a tratamiento estándar en pacientes con neumonía por COVID-19.

Ha sido liderado por Miguel Cervero Jiménez, facultativo del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Severo Ochoa de Leganés. El Grupo Italfarmaco ha donado el colecalciferol para la realización de este estudio.

El objetivo de este proyecto ha sido proporcionar estimaciones del incremento de los niveles de vitamina D en pacientes adultos con niveles bajos de vitamina D, que requieran hospitalización o ya hospitalizados, diagnosticados de neumonía por COVID.

En este estudio se está evaluando además la evolución de la enfermedad, el ingreso en UCI y la tasa de mortalidad, además de un detallado estudio de distintos parámetros inmunológicos.

Estudio COVID-19 HUSO

Cada vez hay más evidencias del papel de la vitamina D más allá del metabolismo óseo. Destaca su papel como reguladora del sistema inmune. Durante la pandemia por SARS-CoV-2 se están sucediendo un gran número de publicaciones sobre la relación entre niveles bajos de vitamina D y mayor tasa de positividad a la COVID-19, frente a los pacientes con niveles suficientes de vitamina D. Además, cada vez hay más evidencia entre la asociación de niveles bajos de vitamina D y la severidad clínica de la neumonía por COVID-19.

Según Miguel Cervero, “la evidencia científica disponible apunta a que, de alguna forma, la vitamina D pueda influir de manera positiva en el daño inflamatorio que produce la COVID-19. Esto es debido a su papel en el sistema inmune. “Sería conveniente asegurar la suplementación con vitamina D en personas de mayor riesgo. Algunos candidatos serían los pacientes mayores y los ancianos que están en residencias. Son pacientes más vulnerables, en los que se ha observado una mayor tasa de mortalidad. Además, se trata de pacientes en los que, generalmente no se pueden emplear tratamientos muy agresivos. Asegurarse el mantenimiento de unos niveles óptimos de vitamina D es una intervención sencilla”, ha añadido el investigador principal del estudio.

El colecalciferol es molécula de elección de las principales sociedades científicas nacionales e internacionales para el tratamiento de la deficiencia de vitamina D. Además, es la forma de vitamina D con más evidencia científica publicada, según han informado los promotores del estudio. La mayoría de los ensayos clínicos de intervención con vitamina D en el ámbito de la COVID-19 que se están realizando en el mundo están empleando colecalciferol.

También han participado en la elaboración del estudio:

  • Miguel Cervero Jiménez, del Hospital Universitario Severo Ochoa de Leganés.
  • José Sanz Moreno, del Hospital Universitario Príncipe de Asturias de Alcalá.
  • Daniel López Wolf, del Hospital Universitario Fundación Alcorcón de Alcorcón.
  • Pablo Ryan Murua, del Hospital Universitario Infanta Leonor de Madrid.