Estimar la prevalencia de infección del nuevo coronavirus en España mediante la determinación de anticuerpos frente al virus por comunidades autónomas, provincias, edad y sexo. Ese es el objetivo del estudio de seroprevalencia ENE-COVID en el que participan 90.000 personas representativas participarán en tres oleadas. En esta primera oleada, la primera conclusión es que solo el 5 por ciento de los españoles habría superado la COVID-19 y generado anticuerpos.  Unas cifras que nos alejan de la famosa inmunidad de grupo o rebaño. Es decir, poco más de dos millones de personas, una cifra que igualmente es mayor a los casos positivos confirmados hasta el momento, que hoy sumaban un total de  228.691.

Así lo ha dado a conocer en una rueda de prensa la directora del Centro Nacional de Epidemiología y directora científica del estudio, Marina Pollán. De esta forma, se calcula que  la Comunidad de Madrid, además de las  provincias de Soria, Cuenca, Segovia, Albacete y  Ciudad Real y , son los territorios en los que más de un 10 por ciento de la población presenta anticuerpos frente al SARS-CoV-2. Les sigue Castilla y León con un 7,2 por ciento, mientras que la mayoría de comunidades oscilan entre el 2 y el 5-6 por ciento. Ceuta, Melilla, Murcia, Asturias y Canarias presentan prevalencias inferiores al 2 por ciento.

Según estos resultados preliminares, la prevalencia es muy similar en hombres y mujeres, sin apenas diferencias. Es menor en bebés, niños y en jóvenes, y permanece bastante homogénea y estable en grupos de más edad, según ha explicado Marina Pollán. Además, el 87% de los participantes que refieren haber tenido una PCR positiva presentan anticuerpos IgG.

Hay que recordar que a las personas que participan en este estudio de seroprevalencia se les realiza un test rápido de inmunocromatografía, con el fin de conocer la presencia, o no, de anticuerpos en sangre; y un test de medición de anticuerpos en suero, el cual se realizará de forma centralizada en los participantes que acepten la extracción por venopunción de la muestra de sangre. Para lograr estos datos ha participado el 75 por ciento de las personas seleccionadas, y el 89 por ciento ha accedido a tomarse una muestra de sangre.

Igualmente, los participantes tienen que responder un cuestionario epidemiológico con el fin de conocer la existencia de un diagnóstico previo de COVID-19, la presencia o antecedentes de síntomas compatibles con esta enfermedad y los principales factores de riesgo conocidos.

Las conclusiones de los expertos

En esta rueda de prensa también intervenía el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que ha afirmado que “este estudio nos aporta una radiografía de la epidemia de nuestro país y la conclusión que hemos sacado es que viene a confirmar las hipótesis sobre las que hemos venido trabajando y en las que se fundamenta el plan de desescaldada”.

Por su parte, el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, ha agregado que el trabajo es uno de los “más sólidos” de los países occidentales tanto por el grado de representatividad que tiene y por el número de pruebas hechas. “Es enormemente ambicioso y estamos muy orgullosos del mismo”, ha afirmado.

El estudio de seroprevalencia comenzó el pasado 27 de abril en la mayor parte de las comunidades autónomas y ha sido elaborado por el Ministerio Sanidad, junto al Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), el Instituto Nacional de Estadística (INE), con la colaboración de las comunidades autónomas. Han participado 1.416 centros de salud y 2.600 profesionales sanitarios. Asimismo, el análisis de estas pruebas ha sido realizada por 28 laboratorios de microbiología situados en toda España.