El Estudio Plaxavid analiza el tejido placentario en mujeres infectadas con COVID-19 durante el embarazo. El Grupo Italfarmaco participa en esta investigación, junto con la Sección de Obstetricia y el Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona. La evidencia actual indica que entre las manifestaciones asociadas al virus SARS-CoV-2 se encuentran las complicaciones trombóticas. Estas manifestaciones podrian deberse a la gravedad de la infección, aparte del riesgo asociado al embarazo. Debido a su vascularización, determinadas alteraciones en la placenta se han relacionado con problemas en el embarazo y en la salud del recién nacido.

El Estudio Plaxavid analiza las placentas de cerca de 100 mujeres que han sufrido COVID-19 durante su embarazo. Anna Suy, responsable de la Sección de Obstetricia del Vall d’Hebron, es la investigadora principal del estudio. Según ha dicho, “el objetivo principal de este estudio ha sido evaluar la existencia de signos de mala perfusión vascular que puedan traducirse en una predisposición o una mayor ocurrencia de trombosis en el tejido placentario”.

El Estudio Plaxavid

El Estudio Plaxavid analizará también otras alteraciones placentarias y su relación con las características clínicas de las gestantes. También con la aparición de determinados problemas del embarazo o del recién nacido. Asimismo, aportará datos sobre el estado protrombótico que se ha relacionado con la patología COVID-19. Asimismo, se investigará su posible repercusión placentaria. La finalidad es contribuir al conocimiento de los efectos de esta infección sobre el embarazo.

Por su parte, José Montans, director del Centro Anatomopatológico de Madrid, ha sido el responsable de realizar el estudio histopatológico de las placentas. Según ha dicho, el estudio “es un acercamiento único hasta la fecha a un problema no suficientemente evaluado. Se trata de estudiar desde el punto de vista clínico, analítico, anatomopatológico y en cierta medida epidemiológico la repercusión de la enfermedad en mujeres embarazadas con COVID-19″.