El 50,5 por ciento de la población adulta española tiene hipercolesterolemia; es decir, niveles de colesterol por encima de 200 mg/dl.  Así lo establece el estudio ENRICA, donde, en realidad el dato más preocupante, es que el 46,4 por ciento de los que tienen colesterol elevado lo desconocen. Una cifra que toma especial repercusión después de las fechas navideñas, donde los excesos gastronómicos y el aumento de consumo de grasas puede traducirse también en un aumento de los niveles de colesterol.

En concreto, la Fundación Española del Corazón (FEC) advierte de que el consumo de comidas grasas y el incremento de la ingesta de alcohol pueden traer consigo un aumento de los niveles de colesterol que, se estima, ha podido subir un 10 por ciento en aquellas personas que han cometido excesos en estas fechas.

Es por ello que, como propósito de año nuevo, la FEC insiste en que una elección adecuada de los alimentos, con menos grasas, puede ayudar a reducir el colesterol que ingerimos. En palabras de José Luis Palma, vicepresidente de la FEC, “es posible mejorar el manejo higiénico-dietético de la colesterolemia”. Para ello, “todos los pacientes deberían recibir consejos sobre cómo modificar el estilo de vida para aprovechar los beneficios que la dieta mediterránea y la práctica de ejercicio aportan a nuestra salud cardiovascular”.

Claves para disminuir el colesterol

De cara a mejorar la alimentación este 2020 y no solo realizar una dieta puntual, desde la SEC recuerdan que ciertos alimentos bajos en grasas resultan claves para disminuir los niveles de colesterol. Entre ellos destacan el aceite de oliva virgen extra contiene principalmente ácidos grasos monoinsaturados, un tipo de grasa cardiosaludable que ayuda a disminuir el colesterol.

Por otra parte, las nueces y los frutos secos son ricos en fibras, vitaminas, minerales y antioxidantes, ayudan a prevenir numerosas enfermedades y a reducir del colesterol.

Asimismo, el pescado azul (atún, bonito, boquerón, caballa, jurel, palometa, salmón, sardina, etc.), contiene un tipo de grasa cardiosaludable, los ácidos grasos omega 3, y ayudan a bajar los niveles de colesterol en sangre. Por otra parte, algunos lácteos contienen esteroles vegetales que ayudan a reducir los niveles de colesterol.

Por último, desde la FEC recuerdan la importancia de incluir en la dieta frutas, verduras, hortalizas y legumbres. También incluir pan, y cereales, pero que sean integrales. También añaden que es preferible el consumo de carnes blancas en lugar de rojas.