La necesidad y utilidad de implantar el Código Sepsis en todos los hospitales se ha puesto en evidencia más que nunca en tiempos del COVID-19. “Disponer en los hospitales del Código Sepsis ha permitido en época de pandemia identificar precozmente al enfermo séptico en todos los ámbitos asistenciales, mediante un abordaje coordinado multidisciplinar”.  Así lo han explicado desde el Grupo de Trabajo de Enfermedades Infecciosas y Sepsis de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC). Los mismos insisten en que el éxito del Código Sepsis en pandemia demuestra la necesidad de ampliar su implantación.

El próximo lunes 13 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Sepsis. Por este motivo, los expertos recuerdan las ventajas de la implantación del Código Sepsis. Una persona muere por sepsis cada 2,8 segundos, 11 millones al año. El 20 por ciento de todas las muertes en todo el mundo están asociadas con este síndrome. Igualmente, es la primera causa de muerte hospitalaria y la primera de readmisión hospitalaria. Además, hasta el 50 por ciento de los sobrevivientes de sepsis sufren secuelas físicas y/o psicológicas a largo plazo.

Implantación del Código Sepsis

Entre otras cuestiones, garantiza la implantación de manera inmediata de medidas eficientes que reducen la mortalidad de la sepsis. Además, en las UCI españolas, desde la implementación en 2009 de los Proyectos Zero de la SEMICYUC, se ha demostrado un descenso muy significativo y sostenible en el tiempo de las infecciones asociadas a la asistencia sanitaria. Todo ello sumado a un descenso en la mortalidad y días de estancia en la UCI.

Por otra parte, los sistemas de alerta más o menos automatizados del Código Sepsis ayudan a identificar escenarios potencialmente graves que, con otros sistemas de detección, podrían pasar desapercibidos.

Por otro lado, ya hay programas que incorporan algoritmos basados en la inteligencia artificial. Estos permiten estratificar los pacientes en función de su riesgo de padecer sepsis. Son hoy la máxima expresión de la tecnología discriminativa para detección precoz de pacientes en riesgo. Sin embargo, como explican los intensivistas expertos en sepsis de la SEMICYUC, es una realidad al alcance de muy pocos hospitales. De ahí la importancia de extender su implantación.