El Foro de la Profesión Médica (FPME) muestra su preocupación por la falta de material de protección para los profesionales sanitarios. A pesar de haber mejorado, constata una distribución desigual de los EPIS, en cuanto a tipos, cantidad, garantías de seguridad y no homogeneidad de estos. Sigue habiendo grandes diferencias entre comunidades autónomas e incluso dentro de la misma, según ámbitos de actuación e incluso entre hospitales.

Asimismo, “nos sigue preocupando que el índice de profesionales afectados supere el 20%, cifras muy por encima de la población general, con más de 44.758 profesionales afectados y con 44 médicos fallecidos, lo que indudablemente relacionamos, tal y como llevamos tiempo denunciando, con las precarias condiciones en que han tenido que realizar su labor asistencial”, incide.

Por otro lado, el Foro insta al Ministerio de Sanidad que haga las gestiones oportunas para que la COVID-19 en personal sanitario vuelva a ser considerada enfermedad profesional. También, considera que en esta fase de recuperación la información no se está proporcionando de manera adecuada, trasmitiéndose una falsa seguridad que puede generar despreocupación de la población en el cumplimiento de las necesarias medidas de distanciamiento social, la correcta utilización de mascarillas, la higiene de manos o la utilización de los espacios públicos, lo que nos puede conducir a un repunte de la COVID-19.

Por último, el FPME muestra su preocupación por la situación de los profesionales que finalizan su formación MIR este año y que en la mayoría de las comunidades autónomas todavía no tienen ninguna seguridad de su futuro laboral, así como de aquellos que tenían contratos ligados al COVID-19 y que ahora no saben si continuarán.

En este contexto, señalan también como prioritario, que se publiquen cuanto antes los resultados definitivos de la convocatoria del examen MIR 2020, se defina el procedimiento para la elección de plaza y se posibilite su pronta incorporación a los centros sanitarios.