El Foro de la Profesión Médica ha presentado el ‘Manual de la Relación Médico Paciente’, proyecto que nació hace dos años a raíz de la iniciativa para promover que la Relación Médico-Paciente sea considerada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

En el manual se define y se defiende la relación médico-paciente como modelo de relación humana, fundamento de todo acto médico centrado en la persona, lo que posibilita una relación humanitaria y humanizadora, en la que el médico proporciona compañía, compasión, consuelo, ayuda y cuidados.

También se quiere promover el conocimiento de la Relación Médico Paciente, la formación en dicho ámbito de los profesionales y protegerla de las amenazas a las que se encuentra sometida en la actualidad, derivadas de presiones económicas, políticas, técnicas, profesionales y sociales que puedan pervertir la esencia de esa relación que viene practicándose desde los orígenes de la humanidad.

Esta obra, que cuenta con el patrocinio de Asisa, pretende ser un referente para jóvenes estudiantes de Medicina, médicos y pacientes. Desde el Foro de la Profesión Médica se apela a la implicación de todos los agentes involucrados para la protección y promoción de este bien cultural y social que es la relación entre una persona que necesita ayuda en torno a una realidad de enfermedad y un profesional capacitado para ofrecérsela.

Adherencia terapéutica

Entre otros temas, el manual aborda la adherencia a la medicación prescrita y asegura que la adherencia terapéutica es particularmente frágil en las enfermedades crónicas y en pacientes mayores polimedicados y pluripatológicos. Además, analiza las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en Sanidad y asegura que su uso es imparable e incuestionable. Respecto de la violencia machista, los expertos destacan en el manual la importancia de un lenguaje inclusivo.

Se trata de una obra de casi 400 páginas, estructurada en VI capítulos más el prologo en los que se abordan distintos aspectos: un marco general, marco histórico, marco ético, marco comunicacional, un marco sociocultural y, por último, la adherencia a la medicación prescrita en el contexto de la relación médico-paciente.