La presidenta del Congreso de los Diputados y ex ministra de Sanidad, Ana Pastor,  ha mantenido una reunión institucional con el Foro de la Profesión Médica, que le ha informado,  entre otras cuestiones, de sus razones para secundar la movilización de la próxima semana convocada por la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM).

Así el Foro de la Profesión Médica ha defendido su papel en el 21-M para poder reivindicar retos como como la situación del ejercicio de la Medicina, la precariedad laboral, la recuperación de los recortes o la proliferación de Facultades de Medicina.

En cuanto a otras líneas de trabajo del FPME,  se ha informado a la presidenta de la Cámara Baja de que pasan por detectar las necesidades reales de médicos en el SNS; la lucha por la mejora de las condiciones actuales en el ejercicio de la Medicina; el continuum formativo; la formación continuada; y la gestión clínica.

Asimismo, y relacionado con este hecho, el Foro le ha recordado a Pastor el acuerdo marco firmado en 2013 con el Ministerio de Sanidad, en presencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sustentado, fundamentalmente, en tres líneas: Pacto por la Sanidad; Recursos Humanos, profesión y profesionalismo; y gestión clínica y que, según apuntan, es considerado por los profesionales como una de las herramientas más eficaces para la consolidación del SNS, para desarrollar la tarea profesional y para avanzar en el futuro del sistema sanitario.

10 años del Foro de la Profesión Médica

Entre otros temas, los profesionales médicos también han abordado con la presidenta del Congreso el décimo aniversario desde su constitución como organización  desde su creación en 2008, y  su consolidación a lo largo de este tiempo como referente para abanderar la defensa y la mejora de las condiciones que determinan el ejercicio de la Medicina, la calidad asistencial y el cuidado de la salud de los ciudadanos.

Respecto a necesidades futuras, los representantes de la profesión médica también han expuesto a Ana Pastor la propuesta para que la relación médico-paciente sea reconocida como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Con esta iniciativa, el FPME aspira a promover una relación médico-paciente de calidad, en colaboración con las Administraciones, instituciones sanitarias, organizaciones médicas y asociaciones de pacientes.