El Foro de la Profesión Médica (FPME) ha denunciado que las manifestaciones de los negacionistas, entre los que se encuentran algunos profesionales médicos, que cuestionan la existencia de la COVID-19 y se oponen a las medidas adoptadas por las autoridades sanitarias, “pueden suponer un grave peligro para la salud pública, pudiendo violar las normas deontológicas de la profesión médica y por tanto ser susceptibles de la apertura del correspondiente expediente disciplinario“.

Desde el Foro se afirma que “en un contexto de pandemia como el que nos encontramos, estas actuaciones pueden generar una importante alarma social y pueden alentar de manera irresponsable a la desobediencia civil, además de ser contrarias a la evidencia científica existente”.

Así, apuntan que, como profesionales médicos, su “deber es trasladar a la población un mensaje de responsabilidad para no dar credibilidad a estas teorías pseudocientíficas”.

“Como representantes de la Profesión Médica, solicitamos encarecidamente la concienciación y el compromiso de los ciudadanos para el mantenimiento de las normas dictadas por las autoridades sanitarias, que son una herramienta imprescindible para protegernos de la trasmisión de la COVID-19”, apostillan.