El gasto en farmacia hospitalaria tiene “un gran margen de mejora” en términos de eficiencia. Es una de las conclusiones de un informe presentado por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). Cristina Herrero, presidenta de esta entidad, ha presentado los principales datos del estudio.

El gasto en farmacia hospitalaria ha crecido un 184% entre 2003 (2.324M€) y 2018 (6.613M€). En la actualidad, representa cerca del 17% del gasto hospitalario. Las previsiones apuntan a que el gasto farmacéutico siga creciendo en los próximos años. “Debemos tener en cuenta la aparición de medicamentos innovadores que tienen un alto impacto económico. La tendencia creciente está unida a estos fármacos, y también a la aparición de medicamentos huérfanos”, ha señalado Cristina Herrero.

Para la elaboración de este informe, la AIReF ha analizado las decisiones de financiación y política de fijación y revisión de precios. También ha tenido en cuenta otras cuestiones relacionadas con los fármacos:

  1. El uso racional del medicamento.
  2. La contratación pública y la compra.
  3. La logística y la dispensación.

 

Aspectos mejorables en el gasto farmacéutico

En las conclusiones de su informe, la AIReF ha observado “una limitada capacidad de decisión” de las CC. AA. en la Comisión Interministerial de Precios de Medicamentos y Productos Sanitarios. Según Cristina Herrero, esta circunstancia “sorprende un poco”, porque el gasto farmacéutico lo “soportan íntegramente las comunidades autónomas”. Otro aspecto destacado ha sido “la ausencia de coordinación de las Comisiones de Farmacia y Terapéutica”.

Por otra parte, el informe ha señalado “la falta de visión global del precio de los medicamentos empleados en una determinada patología”. También tienen “un recorrido de mejora” la utilización de biosimilares, los procesos de adjudicación de la Ley de Contratos del Sector Público y la transparencia en la compra. Asimismo, ha indicado que “no existe un marco regulatorio específico para pacientes externos y de protocolos para desabastecimientos”.

En definitiva, la AIReF identifica “un amplio margen de mejora en todas las áreas analizadas” en su ‘Spending Review 2019/2020. Gasto hospitalario del Sistema Nacional de Salud: farmacia e inversión en bienes de equipo’.

Equipos de alta tecnología

El informe de AIReF también se ha referido a los equipos de alta tecnología, y ha apuntado “la necesidad de realizar una adecuada planificación estratégica que permita renovar y ampliar el actual parque tecnológico”.

“La tecnología sanitaria es imprescindible para desarrollar una asistencia de calidad. Puede generar ahorros en el presupuesto, pero resultan difíciles de cuantificar. En los hospitales no hay contabilidad analítica, algo que dificulta mucho la valoración de los costes”, ha comentado Cristina Herrero.

Según la AIReF, el nivel medio de obsolescencia es mayor ahora que hace diez años. Un 44% de los equipos hospitalarios del SNS tiene una antigüedad superior a los 10 años.

Esta entidad también ha observado “amplias diferencias identificadas entre comunidades autónomas y entre hospitales de una misma autonomía. Estas divergencias ponen de manifiesto la necesidad de desarrollar una estrategia coordinada y de integración que propicie una mayor equidad dentro del SNS”.