Antón Costas, economista, en el debate