El Gobierno ha aprobado este martes el anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021, en el que se recoge un aumento del 75,3 por ciento del presupuesto destinado a política sanitaria. En concreto, se contará con 7.330 millones, lo que supone un aumento de más de 3.149. Respecto a la partida destinada al Ministerio de Sanidad, se contempla un presupuesto total de 3.421 millones de euros.

Según ha informado la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, los PGE cuentan con un “apoyo amplio” para ser tramitados. En su opinión, podrían recibir el visto bueno por parte del Congreso.

Asimismo, el proyecto recoge un incremento del tipo del IVA del 10 al 21 por ciento a bebidas azucaradas y edulcoradas, con el fin de favorecer hábitos más saludables entre la población, reducir el coste sanitario de patologías derivadas del consumo de estos productos.

Por otra parte, la dependencia recibirá la mayor financiación de la historia. Se destinarán 3.000 millones para consolidar el ingreso mínimo vital, al tiempo que los recursos contra pobreza infantil crecerán un 59 por ciento.

Para reforzar la protección social, se fortalecerá con 2.000 millones adicionales las políticas activas de empleo, destinando más de 200 millones para reforzar y modernizar los servicios.