El Gobierno en funciones ha anunciado la creación de un plan de acción específico para promover el uso de los medicamentos biosimilares en nuestro país. Se trata de un plan que se ha configurado en el seno de la comisión permanente de farmacia del Consejo Interterritorial y que pretende servir de escenario de ampliación del uso de estos medicamentos para médicos, pacientes e industria farmacéutica, tal como ha explicado la vicepresidenta primera del Senado, Cristina Narbona.

“Esta apuesta del Sistema Nacional de Salud está destinada a fomentar el uso de los medicamentos biosimilares y frenar las barreras de acceso con las que ahora se encuentran estos fármacos”, ha ampliado María Luisa García Vaquero, subdirectora general de Calidad de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Las principales líneas de trabajo que se esbozan en el plan, tal como ha subrayado la subdirectora, contemplan la reducción de los plazos en los procedimientos de trabajo para incorporar los biosimilares a la prestación farmacéutica; la inclusión de estos fármacos en las guías terapéuticas; la clarificación de los criterios de sustitución e intercambiabilidad; la modificación en la prescripción por principio activo (lo que podría implicar la reforma de la actual Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos); así como el desarrollo de programas formativos e informativos dirigidos a la población y a los profesionales sanitarios.

Según ha señalado García Vaquero, este plan obedece a unos objetivos claros: incrementar la competitividad, promover el uso de los biosimilares, desarrollar incentivos para que la industria siga desarrollando esto medicamentos y generar confianza entre la comunidad científica y la sociedad sobre el uso de los biosimilares; “unos fármacos que han demostrado tener unas garantías de eficacia y seguridad avaladas por la Agencia Española del Medicamento”, ha puntualizado.

Respecto a cómo se va a implementar el plan o cómo se van a desarrollar estas líneas de actuación o la inversión destinada a su puesta en marcha, la subdirectora de Calidad ha evitado contestar alegando que aún es un plan que está en fase de elaboración y debe ser trabajado. En este sentido, ha remitido a la audiencia al propio documento que lo recoge y que será publicado, junto a un informe técnico que lo respalda, en la página web del Ministerio de Sanidad la próxima semana.

Para García Vaquero esta apuesta del Gobierno en funciones busca generar confianza en el uso de los medicamentos biosimilares y mejorar la competitividad lo que, a su juicio, favorecerá también la innovación.

El anuncio de este proyecto lo han hecho en el marco de la presentación de la ‘Guía de Medicamentos Biosimilares para Pacientes’, desarrollada por la Asociación Española de Biosimilares (BioSim), que se ha celebrado en el Salón de los Pasos Perdidos de la Cámara Alta.

Guía de Medicamentos Biosimilares

En el acto de presentación de la ‘Guía de Medicamentos Biosimilares para Pacientes’ -en el que también han participado la Alianza General de Pacientes y el Foro Español de Pacientes-, el presidente de BioSim, Joaquín Rodrigo, ha señalado que, aunque esta guía se basa en las europeas, ha sido totalmente adaptada al entorno español contando con la colaboración de los pacientes. En este sentido, ha roto una lanza a favor de estos colectivos diciendo que se debe escuchar más al paciente y se debe promover el asociacionismo de calidad entre ellos, “en definitiva de todos los ciudadanos que, en algún momento, seremos pacientes”, ha dicho.

En cuanto a los biosimilares, Rodrigo ha subrayado que, a estas alturas, es “incuestionable la contribución de estos medicamentos a la sostenibilidad del sistema sanitario aportando fármacos que, con la misma calidad, seguridad y eficacia que los biológicos, reducen significativamente la factura de las prestación farmacéutica y permiten la redistribución más eficiente de los recursos”. El presidente de BioSim ha cuantificado ese ahorro que va entre un 30 por ciento y un 60 por ciento por cada fármaco.

Para José Luis Baquero, director y coordinador científico del Foro Español de Pacientes, “es una responsabilidad ética y moral racionalizar los gastos en el sistema sanitario para que haya más opciones terapéuticas para tratar a un mayor número de pacientes”, lo que se consigue con los biosimilares. Asimismo, Baquero ha querido incidir en que los biosimilares son medicamentos que también aportan unas grandes ventajas en innovación, en especial, en lo que se refiere a los dispositivos de uso. ya que “incorporan importantes mejoras que permiten ajustar el mejor tratamiento para cada paciente”.

Por su parte , Juan Manuel Ortiz, presidente de la Alianza General de Pacientes, ha destacado que los biosimilares contribuyen a mantener la equidad en el acceso de los pacientes y que “aunque son bien aceptados entre la comunidad científica y el paciente, aún necesitan más credibilidad entre la sociedad”.