A través de la conferencia matutina, encabezada por el Gobierno Federal mexicano, se ha anunciado la estrategia para regresar a la nueva normalidad después de 51 días de labores de Sana Distancia; constará de tres fases y se llevará a cabo a partir de 1° de junio de acuerdo con la Secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín.

La primera etapa comenzará el 18 de mayo con la reapertura de 269 municipios distribuidos en 15 estados, cuyo registro es de cero casos de COVID-19 y colindan con municipios sin contagios. Del 18 al 31 de mayo se llevará a cabo la segunda etapa en la que las actividades de construcción, minería y fabricación de equipo de transporte serán activas. La tercera etapa será a partir del 1° de junio, las actividades sociales serán evaluadas mediante un semáforo en el cual se irán incluyendo actividades de manera paulatina en colores rojo, naranja, amarillo y verde, en este último las clases escolares serán restablecidas.

Insta especialista a no bajar la guardia en poblaciones vulnerables

Sin embargo, de acuerdo con el médico neumólogo del hospital Médica Sur Luis Albrecht Septién, si la población hace caso omiso de la sana distancia y el aislamiento, veremos un sistema de salud comprometido por la necesidad de atender urgencias médicas en poblaciones de riesgo como mujeres embarazadas y personas con el sistema inmunológico comprometido, así como las personas con enfermedades vasculares y respiratorias crónicas.

El especialista destacó que cualquier persona puede contraer la infección por el nuevo coronavirus con síntomas similares a una gripe que, en el 80% de los casos, son leves y se atienden de forma ambulatoria durante una conferencia virtual organizada por la farmacéutica Boehringer Ingelheim y en la que, junto con otros expertos, habló de la necesidad de proteger la salud respiratoria ante el COVID-19, especialmente en pacientes con Asma y Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

Todo paciente con diagnóstico de enfermedades como asma, EPOC, alergias o cualquier otro trastorno que genere obstrucción de las vías aéreas y tratamiento debe seguirlo al pie de la letra hoy más que nunca, además de las reglas de Sana Distancia, es importante llevar una alimentación adecuada y no dejar de utilizar los broncodilatadores de acuerdo a la indicación médica.

Comentó que dentro del grupo de broncodilatadores existen los de larga duración como el tiotropio, los cuales aseguran un efecto por 24 horas y son “piedra angular” en la terapia de mantenimiento de pacientes con asma a partir de los 6 años de edad, con el objetivo de reducir los síntomas y mejorar su calidad de vida. Estos, dijo, igualmente se prescriben como complemento a otros medicamentos en trastornos donde se obstruyen las vías aéreas; o bien, se pueden combinar con otros broncodilatadores de acción prolongada como el olodaterol para mejorar significativamente la respiración en quienes viven con EPOC.

El también médico internista expuso que el salbutamol con bromuro de ipratropio es otro broncodilatador, pero de acción corta, que se emplea como medicación de rescate para manejar las crisis, episodios donde el paciente no puede respirar, en EPOC y asma. “Por lo general, estos se presentan de manera repentina provocando angustia. Ocurren porque hay un descontrol debido a que la medicación es incorrecta o el paciente no está utilizando un dispositivo inhalador ideal que lleve el fármaco a su sitio de acción”.

Indicó que dicho problema ocurre usualmente con dispositivos inhaladores de polvo seco, los cuales requieren que sea el propio paciente quien, de manera enérgica y profunda, aspire el medicamento. “En personas con EPOC, por ejemplo, este acto es difícil porque su función respiratoria está alterada, de ahí que hasta el 40% de ellos no viven bien con su enfermedad. Esto puede ser muy peligroso cuando necesitamos que en estos momentos de la epidemia nacional, los afectados estén controlados lo mejor posible para evitar complicaciones y desenlaces fatales”.