El Gobierno ha recomendado a la Comunidad de Madrid aplicar las restricciones implantadas en varias áreas de salud de la región a toda la ciudad de Madrid. Incluso, a todos los municipios en los que haya más de 500 casos de Covid-19 por cada 100.000 habitantes. Así lo anunciaba el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en rueda de prensa. Una conferencia que se producía de forma simultánea a la comparecencia de Antonio Zapatero, viceconsejero de Salud de la Comunidad de Madrid.

Desde el Gobierno central querían exponer cuáles eran las recomendaciones que se habían hecho a la Comunidad en un ejercicio de transparencia. Así, otra de las medidas pasaba por prohibir el consumo en las barras de los bares y restaurantes en toda la comunidad. También que se restrinja la ocupación de las terrazas al 50 por ciento.

Otra de las recomendaciones realizadas por el Ejecutivo central al autonómico se basan en que mantenga el permiso de circulación en las áreas donde se ha restringido la movilidad. Así especificarían que se realice una recomendación “explícita” de evitar toda la movilidad innecesaria tanto en dichas zonas como en toda la comunidad.

Madrid amplía las restricciones a nuevas zonas

La realidad es que las nuevas medidas anunciadas por Madrid no coinciden con estas recomendaciones. Solo se han ampliado las restricciones de movilidad a otras ocho zonas básicas de salud, con lo que serían 45 las afectadas.

La decisión de restringir la movilidad se toma, según el viceconsejero, desde el punto de vista “puramente técnico”. Todo con el objetivo de “evitar la transmisión del virus y proteger a la ciudadanía”.

Las ocho nuevas zonas con restricciones son Campo de la Paloma y Rafael Albeti (Puente de Vallecas); Doctor Trueta y Miguel Servet (Alcorcón); Panaderas (Fuenlabrada); García Noblejas (Cuidad Lineal); Vicálvaro-Artilleros (Vicálvaro); y Orcastitas (Usera).

En estas zonas, se restringe la entrada y salida de personas. Excepto para acudir a centros, servicios y establecimientos sanitarios, para cumplir con obligaciones laborales, profesionales, empresariales o legales o para asistir a centros docentes y educativos. También para volver a la residencia habitual, para el cuidado de personas dependientes o para desplazarse a entidades financieras y de seguros.

La Dirección General de Salud Pública ha revisado la evolución epidemiológica de estas áreas diagnósticas en función de tres criterios. El primero la incidencia acumulada en los últimos 14 días superior a 1.000 casos por 100.000 habitantes, con una tendencia estable o creciente. También la contigüidad geográfica que facilite el control perimetral de la movilidad.

Todos los establecimientos, locales comerciales y servicios abiertos al público no podrán superar el cincuenta por ciento del aforo permitido y tendrán como hora de cierre la legalmente autorizada, no pudiendo superarse en ningún caso las 22 horas.

En estos territorios, la asistencia a lugares de culto no podrá superar un tercio de su aforo y se deberá garantizar en todo caso la distancia mínima interpersonal de 1,5 metros y el uso de mascarilla.