Durante el próximo Consejo de Ministros uno de los temas a abordar será un plan de modernización y actualización de las medidas de lucha contra la violencia machista. Este, entre otros objetivos, pretende una mayor involucración de los profesionales sanitarios en la detección precoz de casos. Así lo ha adelantado la ministra de Igualdad, Irene Montero, en una entrevista a Radio Nacional. “Vamos a crear para esa detección precoz un instrumento estandarizado”, ha precisado Montero.

El objetivo es que en Atención primaria, Pediatría, médicos de familia, también en la Urgencias y en los hospitales, “pueda haber cada vez más capacitación y capacidad” para detectar precozmente los casos. Igualmente, se pondrá en marcha una ventanilla única en los servicios sociales para facilitar que las víctimas de violencia machista y las familias tengan acceso a todos su derechos.

Además de este instrumento estandarizado en Sanidad, Montero destaca la creación de esta ventanilla única como al avance  “más novedoso”. Así  ha indicado que “toda la sociedad debe implicarse en el combate contra la violencia contra las mujeres y debe estar allí donde están las víctimas”.

En este sentido, van a crear puntos violetas. De esta forma, cualquier establecimiento, local, entidad o empresa “pueda significarse con ese punto violeta”. Todo para lanzar el mensaje a las víctimas de violencia de género de que “esos son puntos seguros donde se les puede ofrecer una primera orientación”.