Ante la nueva situación epidemiológica tanto a nivel estatal como en la Comunidad de Madrid, el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid ha emitido un nuevo comunicado. En el mismo advierten de que “nos enfrentamos al colapso de la AP y a sus graves consecuencias”. Especialmente ante la altísima transmisión de Ómicron. Así, opinan que la situación podría desbordarse “si se pretende basar el control de esta grave situación epidemiológica tan solo en la realización de Test diagnóstico o autodiagnóstico, y el asilamiento posterior del paciente”.

Es por ello que la Mesa de AP propone una serie de medidas. La primera es la reorganización urgente de la manera de prestar atención a la población. De esta forma, se debería priorizar de forma selectiva toda la atención urgente o no demorable.

Asimismo, piden la puesta en marcha de nuevas medidas que detengan la transmisión de Ómicron. Entre ellas, establecer restricciones a la concentración de personas, especialmente en recintos cerrados, hostelería, transportes públicos, eventos sociales etc. También adelantar las vacaciones escolares. Todo con el objetivo de evitar la diseminación de la nueva cepa en población infantil no vacunada.

Transmisión de Ómicron y AP

La CAM ratificó en su última comunicación que el impacto del nuevo pico epidémico sobre la actividad de Atención Primaria se refleja en el incremento de las actuaciones. Esta cifra es la más alta de los últimos meses con más de 284.000 consultas solo el jueves.

El número de pruebas diagnósticas para confirmar o descartar la infección ascendió ayer a un total de 27.998, de los que en concreto 16.661 corresponde a test de antígenos. La tasa de positividad de los mismos fue del 21 por ciento. Por otra parte, se realizaron un total de 11.337 pruebas PCR. Además, los profesionales de Atención Primaria confirmaron ayer la positividad de 1.769 test de autodiagnóstico de COVID (comprados en las farmacias).

Con respecto al número de pacientes en seguimiento por parte de los profesionales de los Centros de Salud por ser caso o contacto estrecho con un positivo asciende a 6.441 personas. Estos se encuentran en domicilio al tratarse de casos leves.

Ante estas cifras, el ICOMEM reclama reforzar las plantillas de AP. En especial para aumentar los agentes Covid en los CS y así poder reorganizar la atención. Todo ello antes de que la transmisión de Ómicron empeore la situación.