La Asamblea de Compromisarios del Ilustre Colegio de Médicos de Madrid (Icomem) ha dado luz verde al presupuesto de 2022 presentado por la Junta Directiva del doctor Manuel Martínez-Sellés. Lo ha hecho además con el apoyo del 70 por ciento de los compromisarios que han ejercicio su derecho a voto. Esto ha ocurrido en la primera reunión telemática de la institución colegial debido a la pandemia. La misma, además, ha estado marcada por una alta participación.

La Asamblea de Compromisarios del ICOMEM no se reunía desde 17 de diciembre de 2019, bajo mandato del anterior presidente.  Así, sumaba a sus puntos del orden del día el debate de las cuentas de la institución. Estas, a su vez, permanecían prorrogadas desde 2020. Lo mismo ocurría con los primeros presupuestos de la actual Junta Directiva presidida por Manuel Martínez-Sellés.

De esta forma, se han conectado 385 compromisarios, es decir, el 80 por ciento de los registrados, según datos de la organización colegial. En palabras del presidente de la institución, se trata de la Asamblea “más democrática y participativa” de la historia de la institución.

Un presupuesto apoyado por los compromisarios

En concreto, el presupuesto de 2020 de la anterior Junta Directiva ha salido adelante con un 44 por ciento de los votos emitidos. Alfonso Sánchez, coordinador presupuestario, ha explicado que estas cuentas, marcadas por la crisis sanitaria, han arrojado un resultado negativo de 1,3 millones de euros. Esto es debido al aumento de provisión para hacer frente a la demanda de la antigua empresa que explotaba los congresos y la cafetería en un importe de 2,5 millones euros.

Por su parte, las cuentas para este año presentadas por la directiva de Martínez-Sellés han contado con un respaldo del 70 por ciento de los compromisarios participantes.  A este respecto, José Antonio Valero, tesorero de la actual Junta Directiva, ha subrayado que es "equilibrado, con notable ahorro de coste y mejora de eficiencia, inversión en infraestructuras y adaptación para la transformación que precisa el Icomem del siglo XXI”.