La Medicina ha sufrido un importante cambio de paradigma gracias a los avances científicos que se han producido a pasos agigantados en los últimos años, como es el impacto de la genética en los tratamientos personalizados, o el de las nuevas tecnologías que han cambiado la forma de relacionarse con el paciente. Pero estos cambios requieren adaptar también las leyes que los rodean. Es por ello que el XXVI Congreso Nacional de Derecho Sanitario, que se ha celebrado junto con la III Reunión Iberoamericana,  ha dado especial protagonismo a los cambios que son necesarios en el marco legislativo ante el avance de las nuevas tecnologías.

“Las nuevas tecnologías, como por ejemplo la inteligencia artificial, tienen un alto potencial para tener un impacto positivo en nuestras vidas, pero también un impacto negativo si no se ponen las limitaciones adecuadas”, exponía Ricardo de Lorenzo, presidente de la Asociación Española de Derecho Sanitario en la inauguración de este foro. El experto insistía en que esto era una muestra de que “hay una mayor demanda del Derecho sanitario en la realidad social, porque la sociedad recíprocamente así lo demanda”.

Una de las cuestiones de mayor complejidad, y de total actualidad, que también se va a debatir en este foro, es el nuevo marco legal ante la eutanasia, sobre el que se recordaba que es necesario abordar no solo su desarrollo sanitario, sino también la modificación penal al respecto, garantizar el régimen jurídico, y el derecho a la objeción de conciencia de los profesionales.  De hecho, durante este foro van a tratarse temas tan diversos como el impacto del Derecho sanitario en la Medicina de precisión, la protección de datos personales en la telemedicina o en nuevos conceptos como el big data. Todos los cuales han reunido a profesionales de diferentes ámbitos sanitarios y de la justicia, provenientes de todas las Comunidades Autónomas, pero también de países de Latinoamérica.

Una mayor especialización

Como recordaba José María Antón García, viceconsejero de Humanización Sanitaria de la Comunidad de Madrid, en la inauguración de este Congreso, todos estos asuntos son “un gran desafío para el Sistema Nacional de Salud”, por lo que el papel del Derecho sanitario “como disciplina reconocida y autónoma” resulta fundamental para proteger el derecho a la salud.

Como representante del Ministerio de Sanidad, Ángel Luis Guirao García, subdirector General de Recursos Humanos, Alta Inspección y Cohesión del SNS, añadía que otras de las grandes preocupaciones del derecho sanitario en la actualidad era la responsabilidad patrimonial por perjuicios sanitarios y el debate en torno al internamiento no voluntario por razón de trastorno mental.

Por su parte, Begoña Castro, vicedecana del Colegio de Abogados de Madrid, aportaba que el propio colegio ha creado una sección dedicada al derecho sanitario atendiendo a esta creciente demanda social, existiendo además “muchos despachos especializados en el ámbito sanitario ante su creciente complejidad”.

Por último, en la inauguración de este Congreso también coincidía con la entrega de Becas y Diplomas correspondientes a los alumnos de la VIII Promoción del Título Universitario de Derecho Sanitario de la Universidad CEU San Pablo.