La migraña es un desorden neurológico que provoca un dolor de cabeza intenso o grave cuyos episodios, si no se tratan, suelen durar al menos más de cuatro horas. Es una cefalea primaria frecuente e incapacitante que se localiza habitualmente en un único lado de la cabeza1. La Organización Mundial de la Salud (OMS), que resalta que es una patología con un enorme impacto en la salud pública porque causa gran discapacidad y morbilidad en la población, señala que la migraña es uno de los trastornos más comunes del sistema nervioso y que acarrea importantes consecuencias al paciente en forma de intenso sufrimiento, menoscabo de la calidad de vida y costes económicos2.

Además de dolores de cabeza, esta enfermedad neurológica suele estar asociada a síntomas como náuseas, vómitos, dificultad para la concentración y sensibilidad a la luz y al sonido. También tiene frecuentes comorbilidades, entre las que destacan la ansiedad, la depresión y el dolor crónico, entre otras3. Por ello, las personas con migraña subrayan que sienten importantes limitaciones en las esferas social, personal, familiar y laboral debido a su enfermedad1.

La migraña se presenta de manera episódica, pero también se puede considerar como un proceso crónico. Dentro de esta categoría se incluye a las personas en las que las crisis han aparecido, al menos, 15 días al mes en los últimos tres meses, y en los que la cefalea y los síntomas asociados corresponden a ataques de migraña en, al menos, ocho días al mes. Se dice entonces que son personas que padecen de migraña crónica4.

Cinco millones de afectados en España

Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), la migraña afecta en España a más de cinco millones de personas, de las cuales más de un 70% presenta una discapacidad grave y un 14% de carácter moderado. Además, en España, 1,5 millones de personas padecen migraña crónica5.

Cada año, el 3% de los pacientes con migraña cronifica su enfermedad, a lo que se une que un 6% de los pacientes pasa de tener una migraña episódica de baja frecuencia a una de alta frecuencia. La migraña crónica produce de cuatro a seis veces más discapacidad, disminución de la productividad y alteración de la calidad de vida que la migraña episódica. Asimismo, los pacientes con esta patología sufren dolor crónico, ansiedad o depresión con una frecuencia entre dos y tres veces superior a la migraña episódica5.

La edad de inicio con este tipo de problemas se sitúa entre los 15 y 30 años, afectando a edades productivas entre los 22 y 55 años, observándose de manera excepcional durante la senectud. La prevalencia de la migraña episódica en España se sitúa en torno al 12%, el 17% en mujeres y el 7% en hombres de edad adulta, unas diferencias que no se aprecian en edades pediátricas. La frecuencia de crisis es muy variable entre pacientes, aunque un 20-30% refiere más de cuatro al mes6. El 80% de las personas que padecen esta enfermedad en España son mujeres, generalmente en edades comprendidas entre los 20 y 40 años7.

La migraña es también una de las causas más frecuentes de consulta al neurólogo8. Las cefaleas en general suponen una de cada cinco consultas a un Servicio de Neurología y generan 300 nuevas consultas al mes por millón de habitantes, lo que supone más de 14.000 nuevas consultas al mes en toda España, la mitad de ellas generadas por casos de migrañas9. Es además el trastorno neurológico más frecuentemente consultado en Atención Primaria6.

Huella clínica y económica

A pesar de su alta prevalencia y de su impacto en la vida diaria, la migraña es todavía una enfermedad infradiagnosticada e insuficientemente tratada y reconocida10. De hecho, únicamente un 25% de pacientes es diagnosticado en menos de dos años, mientras que un 50% tarda más de cuatro años y un 25% más de nueve años. Es decir, que para el 75% de las personas con migraña el retraso diagnóstico es superior a los dos años1.

Dos datos reflejan sus enormes repercusiones socioeconómicas: está considerada como el sexto trastorno más prevalente y la segunda causa de discapacidad en el mundo11. El estudio económico más reciente sitúa el coste total anual en 12.970,08 euros para los pacientes con migraña crónica y en 5.041,38 euros para los pacientes con episódica. Estos costes se distribuyen en costes directos sanitarios, costes directos asumidos por los pacientes y costes indirectos atribuidos a las pérdidas de productividad laboral1.

 

REFERENCIAS

  1. Garrido Cumbrera, Marco, et al. Impacto y situación de la migraña en España: Atlas 2018. Editorial Universidad de Sevilla. 2019.
  2. Organización Mundial de la Salud (OMS). Cefaleas. Último acceso: marzo 2019.
  3. Sociedad Española de Neurología (SEN). La migraña afecta en España a más de 5 millones de personas. Nota de prensa. 2019.
  4. Ministerio de Sanidad, Servicios e Sociales e Igualdad e Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS). Protocolo para el manejo del paciente con migraña crónica.
  5. Sociedad Española de Neurología (SEN). La migraña afecta en España a más de 5 millones de personas y más de un 70% presentan una discapacidad grave. Nota de prensa. 2018.
  6. González Oria, C., et al. Guía oficial de cefaleas 2019. Grupo de Estudios de Cefaleas de la Sociedad Andaluza de Neurología (SANCE). 2019.
  7. Ruiz, M., et al. Distribución por diagnósticos de las cefaleas que acuden a los servicios de urgencias de atención primaria. Medicina de Familia. 2010. Enero; 36 (1):10–5.
  8. Vetvik K.G., et al. Sex differences in the epidemiology, clinical features, and pathophysiology of migraine. The Lancet Neurology. 2017. Enero 1; 16 (1): 76–87.
  9. Sociedad Española de Neurología (SEN). El dolor de cabeza genera 14.000 nuevas consultas al mes en España. Nota de prensa. 2018.
  10. Mateos, V. et al. Situación de partida y abordaje asistencial de la migraña en las consultas de neurología de España. Estudio PRIMERA. Neurología. 2012. 55: 577-84.
  11. Martelletti, P., et al. The Global Burden of Disease survey 2010, Lifting The Burden and thinking outside-the-box on headache disorders. The Journal of Headache and 2013. Febrero 15; 14 (1): 13.